El paro del Registro Civil de impopular no se queda. Largas colas y tortuosos procedimientos para conseguir un papel han reavivado el odio del ciudadano común y silvestre contra uno de sus enemigos habituales: “la burocracia”.


Por Francisco Valenzuela