Con un 64,6% de un universo de 684 votantes de alta representatividad nacional, Z fue considerado peor que R (35,4%) para ocupar el sillón alcaldicio de Santiago. Aunque el resultado está lejos de ser sorpresivo, significa que el odio a R y su política de despoblar el centro de ciegos y mendigos, botar edificios históricos y permitir la construcción de cualquier cosa con puertas y piezas, implementada durante su mandato en los 90s, no fue suficiente para caer del todo, menos frente a Z, quién ha llegado con bríos inéditos y ha prometido hacer cualquier cosa, sobre todo el ridículo.

Nueva espectacular encuesta

Esta semana decidiremos, aunque sea en sueños, qué poderoso empresario nos gustaría ver arruinado gracias a la crisis que se avecina. Los nombres son de grueso calibre: Agustín Edwards (El Mercurio) Sebastián Piñera (Lan, Chilevisión, Transbank, Colo Colo), Andrónico Luksic (Banco de Chile) Horst Paulmann (Jumbo), Carlos Cardóen (bombas racimo y vinos), Alvaro Saieh (Copesa, Corpbanca), Juan Cúneo (Falabella, Televisores Bolocco), Max Marambio (se agregó a la lista porque es de izquierda, y no queremos ser sesgados), Eliodoro Matte (Papelera, papelillos), Ricardo Claro (Megavision, Iglesia Católica S.A.) y Nicolás Ibánez (Líder, Artículos de Boxeo) Vota y destruye a un trust.