Tres economistas responden a las dudas básicas que está dejando esta crisis.

Humberto Vega: “Debe haber un compromiso para que las empresas que se benefician con estos créditos (obtenidos con los ahorros del estado chileno), no suban los precios y no despidan trabajadores”.

Por Jorge Rojas

El crash y las políticas para hacerle frente dejan muchas dudas en el aire, que nadie se molesta en contastar porque los acontecimientos van muy de prisa. Aquí hay algunas que son bastante molestas: ¿los 700 mil milliones de dólares que aprobó EE.UU. para salvar su sistema financiero es, en el fondo, plata para salvar a los ricos? ¿a los mismos ricos que hicieron reventar la economía mundial? Aquí hay otra: La semana pasada Chile, despositó mil millones de dólares en cuatro bancos chilenos para darles liquidez. ¿Quiere decir que ya estamos salvando otra vez a nuestros ricos, como lo hicimos en la crisis delo 80? Tres economistas responden las preguntas básicas.

¿El rescate financiero de Estados Unidos es ayudar a los ricos?
Macel Claude: Ciertamente se favorece al sector financiero donde hay mucha concentración de la riqueza. Eso es peor que lo que se hizo en Chile la semana pasada (despositar mil millones de dólares en bancos nacionales) porque Estados Unidos compró “mala deuda” a los bancos y comprometió por muchas generaciones a los norteamericanos medios a pagar impuestos para solventar el déficit.
Humberto Vega: En parte se cumple el salvataje a los ricos, pero más que eso es salvar a los accionistas, porque la propiedad accionaria está más repartida. En Chile las empresas son de los grupos, pero en Estados Unidos la gente normal y los profesionales tienen acciones. La crítica es a los ejecutivos que cometieron todas estas irresponsabilidades y que les han pagado grandes indemnizaciones.

El depósito de mil millones de dólares que hizo Chile en cuatro bancos locales la semana pasada ¿es ayudar a los ricos?
Manuel Agosín: No se está financiado a los ricos, sino que a todos. Tampoco es un salvataje porque nadie se está ahogando. La pequeña empresa no es rica y si no ínyectábamos dinero tendríamos tasas de 20%. Eso le afecta a los pobres y a los ricos.
Marcel Claude: Hay que preguntarse, sin embargo, si lo que estamos financiando es la creación de bienes reales como leche o zapatos (que generan muchos empleos), o financiamos al sistema que provocó la crisis. Si es así está mal, porque allí la gente gana mucha plata haciendo actividades improductiva.
Humberto Vega: Esto no es financiar a los ricos, porque hay que pensar sistémicamente. Si no hay crédito las empresas no pueden desarrollar sus funciones, no hay ventas, no producen y tampoco generan empleos. Entonces la medida se justifica.

¿Por qué hay que ayudar a los bancos? Manuel Agosín: Porque en este momento no tienen plata para prestar y hay gente que se va a quedar sin dinero para sus operaciones diarias, como el pago de salarios, el capital de trabajo o para comprar. ¿Quién se va a hacer cargo de eso si no es el gobierno? Nadie, si la plata no llueve del cielo. Sin crédito tendríamos que comprar todo al contado y vender todo al contado y hay gente que no puede hacer eso. Las tasas de interés se hubiesen ido a las nubes y la última vez que pasó eso en 1998, con la crisis asiática, quebraron muchas empresas. Y no queremos eso.
Marcel Claude: El sistema bancario le provee capital al sistema productivo para que opere. Lo que no puede ocurrir es que no haya dinero y se detenga el crédito. Si quieres evitar el caos tienes que suministrarle recursos al sistema. El punto es cómo lo haces. Ahí es preocupante la forma, porque lo hacen entregando recursos sin poner condiciones.
Humberto Vega: Era muy necesario que no se paralizara el crédito a las empresas. El tema es que los bancos le van a prestar a las empresas, pero hay que preguntarse a cambio de qué. Debe haber un compromiso reglamentado para que las empresas que se benefician con estos créditos, especialmente en el retail, no suban los precios y no despidan trabajadores.

Se nos ha dicho que ahora estamos mejor paradaos para la crisis porque hay un fondo de 20 mil millones de dolares. ¿Nos vamos a gastar esos ahorros pasándole la plata a los bancos? Manuel Agosín: Mi impresión es que estos dineros efectivamente vienen de los ahorros que tenemos en el extranjero. Y lo más probable es que por un tiempo haya inyecciones de dinero tanto del Banco Central como del Ministerio de Hacienda para proveer de liquidez al sistema. Eso puede implicar traer de vuelta algunos recursos invertidos en el exterior.
Macel Claude: Están demostrando que la plata no la van a usar para ayudar a las pymes. A la hora que hubo que gastar esta plata ellos prefieren tomarlas y ponerlas en los bancos para que operen y no gastarlas en generar más inversión en educación y salud, que a su vez generan empleos. Creo que hay que entregar los recursos, pero regular su uso. Si alguien tiene que asumir deudas de origen especulativo no tenemos porque hacernos cargo de eso y que los especuladores hagan la pédida. Pero hoy no se sabe si los recursos son para pagar los costos de bancos que tienen gerentes que ganan 400 veces lo que gana un empleado.
Humberto Vega: Entiendo que los fondos soberanos no han sido tocados y que la plata que se ha estado usando vino de la reserva del Banco Central y de los recursos del Estado. De todos modos pienso que hay que seguir inyectándole plata a los bancos en la medida en que esté claro a cambio de qué.