Sebastián Plubins, economista chileno y los efectos del crash en Europa.

Vive en España y es director en Europa de Ria Financial Service, la tercera empresa del mundo en envíos de dineros. Lleva 9 años en el negocio y su pega es agarrar lo que gana un trabajador y hacérselo llegar a sus familias. A Chile, al año, llegan cerca de US$ 200 millones de esta forma: un 20% viene de España y un 15% desde Estados Unidos. Pero todo indica que esa cifra bajará este año, sobre todo porque España es uno de los países más golpeados. Acá, una mirada de cómo los inmigrantes la están viendo negra en Europa: “un ministro dijo que si un inmigrante y un español pedían un trabajo había que dárselo al español” –dice Plubbins.

Por Jorge Rojas G.

¿Cómo se está viviendo la crisis en Europa?
-Están preocupados, sobre todo por el desempleo, que acá en España ya está en el 12% (cerca de tres millones de personas). Los más afectados son la construcción, los bancos y el turismo, que son los motores de la economía. Grandes empresas constructoras han quebrado y los bancos han reducido los créditos. Seat, la fabrica de autos, anunció 4 mil despidos y el cierre de una de sus plantas. Hoy el debate es saber si la crisis viene o ya está acá.

¿Como les ha ido a los inmigrantes latinoamericanos?
-Son los primeros afectados porque están más desprotegidos. En su mayoría, trabajan en la construcción, que ha sido muy dañada. Y hace tres semanas un ministro dijo que si un inmigrante y un español pedían trabajo, había que dárselo al español. La crisis dio paso a la xenofobia y los inmigrantes ya son los enemigos, porque luchan por el mismo puesto que un español.

Bien irresponsable el ministro.
-Sí, todos comentan que fue políticamente incorrecto, porque en España hay cinco millones de inmigrantes y son el 14% de la fuerza laboral y el milagro que España sea la octava economía del mundo es gracias a su aporte. El inmigrante no trabaja las 40 horas legales que trabaja el español, sino que 60 horas. Todos los inmigrantes tienen dos trabajos y no descansan los fines de semana. Por eso también destacan y los empresarios españoles quieren tenerlos en sus fábricas, porque no hacen problemas con trabajar los días libres. En general ganan poco más de mil euros.

¿Y los chilenos en qué trabajan?
-En la construcción, en servicios de hotelería y en el área automotriz. Son muy buenos para la construcción, porque no les da asco el trabajo. El inmigrante en Europa se desempeña en tareas que nadie quiere hacer, como en servicio o en la cocina. Los europeos consideran que estos trabajos son de menor calidad.

Pero en tiempos de crisis todos se pelean los trabajos, aunque sean desagradables.
-Es que cuando hay cesantía acá funciona el seguro de desempleo. En Estado Unidos o Chile te quedas sin trabajo y al otro día no tienes dinero para comer. Entonces para sobrevivir bajas tu nivel de expectativas: si eras un gerente y te ofrecen ser junior, lo haces. En Europa la gente no están tan desprotegida y durante uno o dos años siguen recibiendo parte del salario que tenían y pueden no ir a trabajar a la cocina de un restaurante.

Acá en Chile también hay un seguro de cesantía.
-Pero no funciona como en Europa: ¡acá te pagan el 80% de lo que ganabas y es de más fácil acceso! Tienes un tope de mil quinientos Euros (1 millón 700 mil pesos aproximadamente) y regalías por el número de hijos, si tienes casa propia o la arriendas y por los años que trabajaste. En Chile si ganabas setecientos mil pesos y quedas cesante, el seguro te da como doscientas lucas, que no son nada.

¿O sea si la crisis no dura más de dos muchos europeos resistirán bien?
-Claro. Nunca se está preparado para una recesión, pero en Europa parece ser que va a ser más tenue en efectos reales.

¿Los inmigrantes tienen seguro?
-Sí llevan más de un año con trabajo sí, pero el gobierno ha dicho que si quieren cobrar el seguro de cesantía deben volver a su país de origen.

DINEROS A CHILE

¿Todos los chilenos que llegan allá mandan remesas a Chile?
-En España hay 30 mil chilenos y un 50% envía remesas. Los que llegan a España lo hacen porque por lo que estudiaron no son valorados en Chile. Por el idioma, éste es el país plataforma, y de ahí se colocan en otros países. Llegan acá, se emplean y se dan cuenta que si trabajan los fines de semana tienen oportunidades de enviar dinero a sus familiares. Si mandan trescientos euros, que es el promedio, a Chile están llegando cerca de $250 mil, casi el doble del salario mínimo.

¿Han bajado los envíos de dineros a Chile?
-No tanto, pero sí lo han hecho los envíos generales. El año pasado el promedio eran 350 euros y hoy ha bajado a 315. No sólo ha disminuido la gente que manda plata, sino que también la cantidad de dinero. De todos modos aún les conviene estar aquí porque el que manda trescientos euros, que es el promedio, está envciando a casa cerca de $250 mil, que es más que el salario mínimo.

¿Qué pasó con el país de las oportunidades?
-España fue el país de las oportunidades, creció mucho y era la joyita europea por haber pasado de ser la economía número 30 a la octava. Por eso vinienreon no sólo chilenos, sino también ecuatorianos, marroquíes, pakistaníes, etc. Pero las oportunidades pararon y España ya no es lo que era.