Los rostros de la numerosa y a veces improvisada fauna política se tomaron las esquinas. El mar de propaganda para las próximas Municipales revive por estas semanas a los trasnochados brigadistas; sus siestas e improvisados baños bajo los carteles y las eternas noches y peleas por las mejores ubicaciones.


Por Angela Perucci y Francisco Valenzuela