Los casi cuatro millones de chilenos afiliados a las AFP que están en el fondo B ya han perdido un 22% de sus platas, mientras que los 56 mil que pertenecen al E, el menos riesgoso, no han perdido nada. Preguntamos a economistas, artistas y políticos cómo están sus arcas.

Por Pía Torres

Manuel Riesco, economista:
“Estoy en el fondo E, que felizmente no ha perdido. Si hubiese estado en el A lamentaría haber perdido un -28,35% desde el inicio de la crisis. Pienso que hay cambiarse cuanto antes al fondo E, puesto que las turbulencias van a continuar. Hay que lograr que el gobierno intervenga los fondos y los repliegue ordenadamente a inversiones seguras. Y que se terminen los abusos de las AFP, que junto con sus compañías de seguros se han embolsado uno de cada tres pesos cotizados desde 1981 a la fecha ¡por administrar este desastre! Hoy, los cotizantes en conjunto ya han perdido un quinto de sus ahorros, y los del fondo A más de un cuarto, y eso antes del derrumbe del lunes 6 de octubre”.

Buddy Richard (64), cantante:
“Estoy en la caja antigua y no entiendo mucho de este asunto de las AFP y los fondos. Ojalá me jubile mañana, sólo tengo que hacer el trámite. No será ninguna maravilla, pero tampoco es paupérrima. Soy autor y con eso siempre cae alguna gotita con tus canciones, aunque las toquen en una radio del recuerdo. Ahora, si las tocara Luis Miguel sería la raja”.

Evelyn Matthei, senadora UDI:
“Estoy en Habitat pero no tengo idea en qué fondo de pensión estoy. Tampoco tengo la más remota idea si he perdido plata con la crisis. Además, me falta todavía mucho para jubilar y uno sabe que en el mercado de las acciones las cosas suben y bajan. Esto no es una pérdida definitiva ni creo que sea el fin del mundo. Pero si yo fuera a jubilar en seis meses más estaría muy, pero muy preocupada”.

Jorge Hevia, conductor TV:
“Estoy en el fondo C, no me preguntes por qué. Parece que yo lo elegí, chucha, yo pensaba que era el más seguro. No sé si he perdido mucha plata, porque no me ha llegado la cartola, aunque imagino que al igual que toda la gente he perdido. Pienso que alguien que está muy encima de jubilarse está cagado… Pero creo que esto se va arreglar, hay que esperar un poquito”.

Leo Caprile, animador:
“No estoy en AFP, sino con unos seguros de capitalización. Hago mi cuentita todos los meses y la someto al banco. Nunca le tuve fe al sistema y me precaví. Cuando inventaron las AFP ya estaban todas listas, hasta con directorios armados. Eso no me daba ninguna garantía, además, eran todos sobrinitos del régimen, todo más arreglado que un bledo”.

Alberto Espina, senador RN:
“Estoy en el fondo C de la Santa María. He perdido algo de plata, pero no sé cuánto. ¿Qué saco con preocuparme? Sé que han bajado los fondos accionarios, pero no pienso cambiarme. Me quedan 14 años para jubilarme y espero que en ese tiempo pueda recupar lo que he perdido ahora”.

Dante Contreras, economista:
“Estoy en el fondo C. He perdido plata, pero no tanto, o sea mucho menos que los del A y el B. Pero no me complica mucho porque estos son fondos a largo plazo así que si ahora cae, en un par de años puede volver a subir. Y como me queda mucho para jubilarme, en un tiempo más me puedo recuperar. A la gente que está muy cerca de jubilarse le recomendaría cambiarse del fondo A”.

Fulvio Rossi, diputado PS:
“Estoy en multiriesgo, en el fondo A. Y no tengo idea si he perdido plata. Ni siquiera sé en qué AFP estoy. Nunca me he preocupado mucho de eso. Le diría a los que están intranquilos que habitualmente después de estos períodos de crisis se recupera todo lo perdido. No me cambiaría, yo creo que hay que llamar a la calma”.

Manuel Agosin, economista:
“Tengo 65 años y la ley no me deja estar en ningún fondo que no sea el más seguro: el E. Nunca pasé por el A, porque estuve mucho tiempo fuera de Chile y cuando llegué tenía 63 años y sólo pude optar al E. El APV lo tengo en un fondo accionario y he perdido hasta la camisa, no quiero ni mirarlo. Si tuviera 30 años me quedaría tranquilito en el A, porque todas estas cosas suben y bajan. Ahora estamos en un período de pánico porque todos venden acciones y éste es el momento de comprar, pero para los que tienen plata”.

Laura Albornoz, ministra del Sernam:
“Estoy en el fondo A, pero no tengo idea si he perdido mucha plata, porque nunca me he preocupado de mis finanzas. Sé que los fondos A han estado perdiendo, pero no he hecho nada para evitarlo. Es que ni siquiera me queda tiempo para peinarme”.

Soledad Onetto, periodista:
“No creo que esté en un fondo muy riesgoso porque soy bastante conservadora. Debo estar igual que la mayoría de los chilenos, en la medianía de los fondos, así que no creo que me cambie”.

Andrea Tessa, cantante:
“No cotizo en AFP. Cuando las vacas estuvieron gordas compré bienes raíces y con eso creo que me aseguré”.

Alejandra Matus (42), periodista:
Cuando empezó la crisis, las pérdidas de los fondos de las AFP a septiembre de este año sumaban 20 mil millones de dólares. Y los que han ido más para atrás son el millón 300 mil cotizantes del fondo A, el de las inversiones más riesgosas. Alejandra es uno de ellos y éste es su testimonio de cómo se le han esfumado sus ahorros.

“Cuando empecé a trabajar, el 87 o el 88, hice mis primeras imposiciones y como le debe pasar a muchos periodistas, eran paupérrimas y espaciadas. Por lo tanto, nunca pensé que iba a tener una jubilación. Pero pasados los 40 años empecé a preocuparme. Y apenas me enteré de la existencia de los multifondos, mi única preocupación fue tener mi dinero en un fondo seguro. Quería ponerme en el E, pero la ejecutiva de la AFP me dijo que el E era para los viejos porque no tenía muchos riesgos y que yo estaba perdiéndome la rentabilidad que daba el A. Es más, me dijo que cualquier pérdida se recuperaba y que a fin del año la historia del fondo A era que ganaba más que los demás. Al final, consensuamos y me quedé en el C, que era el más conservador de los riesgosos.

Pero el 2007, hablando con gente de la Superintendencia de AFP (hoy de Pensiones), me comentaron que las personas de mi edad debían estar en el fondo A y con el mismo argumento: que siempre iba a ganar más en el tiempo que perder. Es decir, no importa que haya un mal año, porque las rentabilidades, cuando ocurren, son tan altas que superan cualquier riesgo, que las inversiones de las AFP en el extranjero eran súper seguras y que era una tontera izquierdista estar en los fondos de viejos. Me cambié al fondo A. Y desde que me cambié no he dejado de perder dinero.

A fines de enero me di cuenta que había perdido 700 lucas en un mes. Mi sensación fue que podría haber un error… pero luego me sentí engañada. El fondo no lo vi más hasta esta semana. Si en diciembre tenía 24 millones 210 mil pesos, hoy tengo 20. He perdido cuatro millones más las imposiciones de un año, o sea, como cinco millones de pesos, es decir, un 20 % de mis fondos.

Ahora no sé qué hacer, porque la recomendación de las autoridades es que uno se mantenga en el fondo porque, dicen, eventualmente uno va a recuperar la pérdida, pero el economista Manuel Riesco dijo que había que cambiarse al E de inmediato. Estoy helada y no sé a quién creerle: o asumo la pérdida del 20 % y le tengo fe al mensaje o me cambio al fondo E.

Mi generación creció desconfiando de las AFP y en el momento en que pensé que mi desconfianza era ideológica y no práctica, me di cuenta que debí haberme hecho caso a mí. Ahora ya es tarde. Dentro de los próximos 20 años debiera jubilar y mi situación laboral no es mejor que cuando empecé: sigue siendo esporádica e incierta y el miedo a jubilarse con una pensión miserable está ahí”.