En el centro de Santiago un grupo de adolescentes y jóvenes caracterizados como zombies altera el orden habitual. Dicen que los verdaderos zombies son los santiaguinos que miran desconcertados alrededor. Esta es su marcha.


Por Marianne Briese y Alejandro Jofre