Más amigo de la prensa que del voto de sus vecinos, Ravinet llegó hasta el liceo A4 de Santiago rodeado de un cordón de prensa. Capturamos el parafernálico despliegue mediático, el protocolo pauteado y su buen par de paletas chocleras.


Por Bastián Fernández y José Jiménez