Pablo Zalaquett llegó a votar pocos minutos después de Sebastián Piñera al Liceo Cervantes. Los ánimos estaban caldeados y la cosa no fue nada de tranquila.


Por Christian Yáñez y Daniela Méndez