La llegada de Diego Maradona (Maradroga, El Die, D10S, Pelusa, Barrilete Cósmico, etc.) a la Selección Argentina, ha generado una diversidad de opiniones en el ambiente futbolístico mundial. Estas impresiones, en su mayoría negativas, reafirman la imagen que se tiene del ex futbolista, relacionándolo con parrandas, irresponsabilidad, poco trabajo, polémicas y adjetivos varios que representan fielmente la vida de altos y bajos del Diego.

Uno de los aspectos más desconocidos de la vida de Maradona es la de entrenador de futbol, carrera breve y fracasada, que lo tuvo dirigiendo sin título de DT, a Mandiyú de Corrientes y Racing Club de Avellaneda.

Esta aventura como entrenador, que buscaba mantener a Maradona relacionado con el fútbol después del doping de USA 1994, es la que contare a continuación, con un video de culto que todos los futboleros deben ver.

Desde que “Epidemia” Basile dejó el cargo de Seleccionador Argentino, los nombres que se manejaron para asumir el puesto vacante fueron muchos. De a poco la lista se fue acotando y el nombre de Carlos Bianchi generaba consenso para la mayoría del mundo futbolero argentino. Pasaron los días y no se concretaba nada, mientras el nombre de Diego Armando Maradona se veía a lo lejos, con muy poco apoyo popular.

Julio Grondona, el anciano presidente de la AFA y Vice-Presidente de la FIFA, “le tenía ganas” al Diego y según sus seniles palabras, “Desde 1979 que lo quería como técnico de Argentina”. Fue así como se concretó la llegada del “10” a la Selección, pasándose por cualquier parte las encuestas y opiniones del medio futbolístico. Grondona le dio el visto bueno a Maradona en tiempo record, sorprendiendo a todo el mundo con su designación y con el individuo que puso a su lado para que las oficiara de “Chaperón”, Carlos Salvador Bilardo, ex DT de la Selección Argentina campeona en México 86 y el que drogó a Branco en la semifinal donde Argentina le ganó a Brasil en Italia 90.

No hay que ser un gran entendido en la materia para darse cuenta que Bilardo vigilará las decisiones que Maradona pueda tomar, y minimizar de alguna forma, los riesgos que conlleva tener un novato en la banca. Se supone que el Diego tomará todas las decisiones dentro de la Selección (el decidirá la nomina de jugadores, la táctica a usar en cancha, etc.), con la asesoría de su grupo de confianza que intentara influir positivamente en el proceso y sacar la tarea adelante.

Esta tarea no llegó a buen puerto cuando Maradona jugó a ser entrenador a mediados de los 90. Su primera experiencia fue en el desaparecido Mandiyú de Corrientes, equipo que peleaba el descenso y que terminó desapareciendo.

Diego llego a Mandiyú el 3 de Octubre de 1994, gracias a las movidas de un diputado Pro-Menem. El equipo de Corrientes estaba complicado y su contratación era la mejor manera de levantar la moral de un plantel que iba directo a la B. Los jugadores no podían creer que el máximo ídolo del fútbol argentino estuviera “sentado” en el banco, era un sueño, algo increíble. “D10S” tenía a su lado a Carlos Fren, ex futbolista y técnico que “Diegote” conoció en Argentinos Juniors y que hacia la pega de entrenador con el equipo, tanto en las practicas como en los partidos. Maradona estaba para otras cosas, dirigía desde la tribuna en los partidos (no tenia título de entrenador), daba las charlas motivacionales, se preocupaba de las ordenes ofensivas, participaba de los entrenamientos como un jugador más y apostaba con los arqueros mientras pateaban penales y tiros libres…el show del “10”.

Los jugadores de ese equipo (entre los que se encontraba José Luis Díaz, ex volante de Cobreloa), lo recuerdan como un “técnico” motivador, que les daba libertad sobre el campo de juego y que en las concentraciones era muy poco estricto, sin importarle el consumo de alcohol en el almuerzo pre-partido o las salidas nocturnas cuando jugaban de visita. Lo otro que recuerdan muy bien son los tremendos asados con el “DT”. En esos tiempo, y en otros también, el “Diez” estaba en otra, solo buscaba olvidar su castigo y que el tiempo pasara rápido para volver a las canchas.

El fin de esta aventura terminó con la salida de Maradona y Fren después de 12 partidos dirigidos, realizando una paupérrima campaña con 1 triunfo, 6 empates y 5 derrotas. Posteriormente, el club descendió a la B y desapareció por las deudas que su presidente le dejo.

Pasaron 7 meses y Maradona quería su revancha en Racing de Avellaneda, uno de los grandes de Argentina. El presidente del club, Juan de Stéfano, buscaba la reelección y pensó en el Diego como golpe de efecto para la campaña. El “Pelusa” se hizo acompañar nuevamente por Carlos Fren, quien tuvo una tarea mucho más pesada que en Mandiyú. Maradona casi no se aparecía en los entrenamientos y menos por los partidos, a causa de su adicción a las drogas y la farra.

El rendimiento que la dupla tuvo en Racing fue “un poco mejor” que lo hecho en Mandiyú, sumando 2 triunfos, 6 empates y 3 derrotas en los 11 partidos que dirigieron. El debut fue el 5 de mayo de 1995, con un empate a 0 ante Gimnasia de Jujuy, mientras que el resultado más importante que sacaron fue una victoria sobre Boca Juniors en La Bombonera por 1 a 0. Racing no le ganaba a Boca en su estadio hace 20 años y ese día rompieron una racha que parecía interminable. Como era de suponer, Maradona no estuvo aquel día en la banca, tampoco en el estadio y lo más seguro, ni vio el partido.

La “Era Maradona” terminó junto al periodo de Juan de Stefano, quien no fue reelegido presidente de Racing, provocando la renuncia de la dupla técnica, como una forma de lealtad hacia la persona que los llevó al club.

Desde ese momento, Maradona y Fren siguieron caminos separados, Diego volvió al futbol luego del castigo para terminar retirado por la droga y Fren siguió dirigiendo para luego terminar arruinado.

Lo que se viene ahora con Diego Maradona como nuevo DT de la Selección Argentina es incierto, los antecedentes no son muy buenos pero han pasado varios años desde esa primera aventura. El contexto de ahora es diferente pero no sabemos cuánto va a pesar su nula experiencia como entrenador (ahora con titulo porque se lo regalaron). Tampoco tenemos claro el grado de compromiso y responsabilidad que tendrá Maradona con la albiceleste, aunque se pasaría de gil si no se toma el cargo en serio. No se lo perdonarían y el ídolo a la cresta.

El debut del Diego va a ser el 19 de noviembre ante la Selección Escocesa en Glasgow, coincidentemente, en el mismo estadio donde Maradona anotó su primer gol con la camiseta de Argentina en 1979.

Por mi parte, lo único que pido es que su debut sea tan hiperventilado como el que tuvo con Mandiyú, cosa de irnos preparando para verlo ante Brasil en Buenos Aires, donde la locura va a ser máxima y las cosas pueden terminar con Maradona en el hospital por una crisis hipertensiva o en un cuartel de policía por una pelea brutal con algún brazuca.

Norman Varas (JackDaniels en CT)
www.charlatecnica.cl

Fe de erratas: Norman Varas, responsable del artículo “El nuevo show del 10” sabe que los futboleros no perdonan un error, y por eso nos llamó raudo para rectificar uno en su artículo. Donde dice “… drogó a Branco en la semifinal donde Argentina le ganó a Brasil…”, debe decir “…drogó a Branco en los octavos de final donde Argentina le ganó a Brasil…”. Valga la aclaración.