Al parecer la mitad del cerebro del estrafalario dictador norcoreano Kim Jong Il ya no estaría funcionando. Aunque la información permanece entre tinieblas, la prensa de ese país ha informado que su líder está en perfectas condiciones y que incluso puede lavarse los dientes sin la ayuda de nadie. Ayer se publicó una foto donde Kim Jong Il aparece viendo desde un mullido palco un partido de fútbol entre dos equipos militares.

Evidentemente no hay claridad de si el partido es reciente o de si ese ventanal corresponde a un estadio y no a un centro médico. Por la cara, en todo caso, perfectamente podría tratarse de un maquillado paralítico o, incluso, de un muy bien embalsamado cadáver. Sus detractores han declarado que si sólo dejó de funcionar la mitad de su cerebro, no va a cambiar su estilo de mando, caracterizado por el delirio y los excesos Kim Jong Il, hoy, heredó el poder de su padre, Kim Il Sung, quién de miserable no se quedó atrás. Acá vemos algunas impactantes imágenes de su funeral