La colonia de chicas hooters residente en Chile siguió el voto a voto en un pub capitalino. Este era el ambiente mientras Obama era electo.


Por Marianne Briese