Ricardo Claro y la vulgaridad de Mega. Por Claudio Bertoni

1) En el Clinic de hoy día 30 de octubre aparecen unos poemas míos a raíz de un libro también mío que debiera salir mañana o pasado. “Los primeros poemas porno de Bertoni”, dice. Agradezco que me hayan publicado los mismos pero debo también decir que jamás he considerado mis poemas y particularmente los que ahí aparecen como “porno”. Personalmente no tengo nada en contra ni a favor de la pornografía pero mi poesía erótica es -a mis ojos- sana, lúdica y solar, no “porno”. La mirada es la porno, no mi poesía.

2) Da gusto ver en este Clinic también algo de cordura en lo que atañe al deceso de don Ricardo Claro. Dos veces condecorado por la Santa Sede fui testigo de la mariconada que le hizo al humanista cristiano en la tele. (Eso no se le hace ni siquiera al humanista cristiano que tiene tanto de lo uno y de lo otro como el mismo Ricardo Claro). Siempre me he preguntado qué hacen los millonarios de este calado y calaña con las palabras de Jesucristo -porque se trata de las propias palabras del hijo de DIOS y no de san Pablo o de algún otro posterior santo y adicto a la iglesia de Roma-. ¿Qué hacen, digo yo, con el camello que no pasa por el ojo de la aguja? Las palabras de Jesús no dejan lugar a dudas, así es que no me vengan con que significan otra cosa y que los Ricardo Claro y los Piñera de este mundo van a entrar donde sólo entran los que han amado al prójimo como a sí mismos y no los que lo han liberal y democráticamente explotado para no decir nada de chupeteado acusado y delatado. Si yo fuera ellos temblaría como una hoja en la tormenta. Cuando Dios les pregunte qué han hecho de bueno y ellos respondan que juntar plata Jesús los va a mirar no más y su mirada los va a calar hasta el corazón del hueso de su ser y ellos se van a disculpar y Dios les va a decir: “too late” (aunque si Dios es tan bueno como dicen no le va a decir nunca a nadie que es “too late”, we hope).

3) Volviendo a la pornografía, ¿qué significa pornografía? ¿Qué es realmente la Pornografía? Lo que nos da una erección, según W. H. Auden, (¿y las damas, poeta?). Personalmente creo que hay miradas pornográficas y no pornografía. Lo que es pornográfico para uno no lo es para otro. A los japoneses les gustan los pies blancos chiquititos y a uno le son relativamente indiferentes aunque no tanto, una ex novia me contaba que un pololo suyo siempre le “chupaba las patas” y ella se moría de la risa. Algunos se conforman con la Pequeña Lulú en minifalda y otros necesitan mulatas en portaligas y latigazos. A cada uno lo suyo.

4) A todo esto se me viene a la cabeza el canal Mega del recién fallecido señor Claro. ¿Qué habría dicho Jesús de la encarnada en minifaldas y reggaeton de un programa como Mekano? ¿Y de la insuperable tristeza de sus programas de farándula matutina?

5): Hechos y no palabras / en la cancha se ven los gallos / quien mucho predica poco practica / obras son amores / borra con el codo lo que escribe con la mano / es pura boca / es mentiroso / es doble estándar / del dicho al hecho / sepulcro blanqueado / hipócrita / etc.

6) Y ahora cambiando una vez más de tema y volviendo a lo que decía en esta misma publicación hace un par de semanas finalmente acerca de las municipales ganó la señorita Reginato, fue reelegida alcaldesa de Viña del Mar y con un ochenta por ciento de la votación casi la primera mayoría del país. ¿Qué otra cosa se podía esperar de la insólita proliferación de su retrato por todas partes parques postes cables veredas calles sitios y pastos de la quinta región? ¿O es por el insuperable paseo comunal en que ha convertido el borde costero? (dentro de poco será posible caminar desde Las Salinas hasta el mismo Valparaíso bordeando el mar lo que es extraordinariamente peripatético sano y muy laudable). En lo que atañe al candidato por la Concertación, el señor Arriagada, y sin ánimo de ofender, opino que debiera dedicarse a otra cosa. O al menos tratar de ahorcar o meter preso y mandar simultáneamente al exilio al responsable de su retrato dedo pulgar erecto en su patético cartel (con ése arcoiris sucio a vómito, detrás).

7) Otra fotografía extraordinaria en esta campaña es el retrato del flamante alcalde electo por Santiago no sé cuánto Zalaquett. No es para perdérselo. No es un retrato para cartel de campaña. No puedo creer que a los asesores y sabelotodo de su comando se les haya pasado algo así, una expresión así, agarrable para la chacota hasta ese punto. Es una fotografía para billetera, íntima, como para una polola. Y lo más extraordinario de todo: su sonrisa, es la Monalisa en persona.

Octubre 2008