El suicidio de una joven de 17 años en el centro de detención El Lihuén de Limache dejó al descubierto, otra vez, las graves deficiencias en la atención a menores de edad infractores de la ley. Los dirigentes de los funcionarios del Servicio Nacional de Menores denuncian que en el caso hubo negligencia de parte de las autoridades.

por Juan Fco. Arias

La madrugada del martes, una de las educadoras del centro encontró en su habitación a la menor de iniciales PDG, de 17 años. La joven se encontraba internada por robo con violencia y hurto. Padecía una fuerte depresión. Según se determinó, para ahorcarse usó los cordones de sus zapatillas, que inexplicablemente nadie le había requisado.

La joven ya había intentado suicidarse antes, e incluso había sido internada en los hospitales Salvador, de Santiago, y Carlos Van Buren, de Valparaíso, por la misma causa.

Según los funcionarios del Sename, el centro de detención venía tramitando desde hace más de un mes su traslado -y el de otros jóvenes que requieren tratamiento especializado- a centros siquiátricos en Valparaíso y Santiago. PDG había sido rechazada, aduciendo falta de espacio y minimizando su condición de menor.

“A esta niña se le buscó un tratamiento especializado en varias instituciones, no solamente a ella sino que también a otros jóvenes más y en todas partes eran rechazados. Decían que no tenían espacio, que no había cupo, que no era nada importante, que no era tan grave. El Ministerio de Salud en realidad hace poco y nada para ayudarnos en esto, a pesar que es responsabilidad suya. No solamente pasó con esta niña sino que es el mismo problema que hemos tenido con todos los casos siquiátricos que del Centro con respecto a poder trasladarlos a un lugar especializado”, explica José Miguel Leiva, presidente de la Asociación de Funcionarios del SENAME de Limache, que además es coordinador del centro Linhuén.

El hecho vuelve a poner el foco de atención en el centro limachino, luego que en agosto quince internos de entre 16 y 19 años tomaran como rehenes a dos funcionarios para realizar una fuga. Esa vez, además, resultaron heridos otros dos funcionarios, como también un gendarme.

Según funcionarios del centro, la menor no habría presentado conductas que dieran pistas de la determinación y solamente dejó una carta en donde no culpaba a nadie, manifestando eso sí, que se sentía sola.

The Clinic se comunicó con el SENAME de Limache, quienes a través de su encargada de prensa confirmaron los intentos del Centro de Detención Lihuén, para trasladar a la niña y conseguir así atención siquiátrica en el sistema público. Tratativas que no tuvieron respuesta positiva.