En medio de una estrafalaria fauna de fánaticos del animé, la quinta versión de la Otakutón abrió sus puertas entre ángeles, magos, gokús y todo tipo de personajes japoneses. Se juntaron a aportar para la Teletón. Y Teletín quedó chico. Esto pasó.


Por Bastián Fernández y José Jiménez