Fans de la reina del pop se adelantaron dos días a la apertura de las puertas y pasaron la noche en el Nacional. Apiñados en el cemento y provistos de frasadas y cunetas como almohadas, los fanáticos estuvieron en vigilia a la espera del prometedor show de Madonna en Chile.


Por José Jiménez y Bastián Fernández