Estuvimos en la pestilente Sociedad Protectora de Animales. Así luce hoy por hoy, en el testimonio de vecinos y locatarios, el establecimiento que preside Luis Navarro.


Por Daniela Méndez y Christian Yáñez