El mismo día en que se cumplían dos años de la muerte de Pinochet se celebró un año más de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El acto central fue en el frontis de La Moneda. La estrella: Paulina Urrutia, nuestra ministra de Cultura.


Por Francisco Valenzuela