Todo ese tiempo lleva el protagonista del video, prácticamente todo el día frente a la sede del poder judicial, reclamando una parte de la herencia de sus abuelos.


Por Marianne Briese