Afueras del Parque Arauco, 23 hrs. Las escasas micros del Transantiago hace rato que dejaron de pasar y los extenuados trabajadores navideños de Falabella deben regresar a sus hogares en los furgones piratas que aprovechan las deficiencias del transporte público para hacer su negocio. En medio de la oscuridad, es la hora de los descargos.


Por Pancho Valenzuela