A las afueras de la embajada de Israel en la Avenida El Bosque, se congregó un centenar de personas para repudiar la invasión a Gaza. Los manifestantes, en su mayoría palestinos, acudieron vehementes y provistos de su mejor arma: los zapatos.


Por Bastian Fernández y José Jiménez