Erich Woywood, presidente de la cámara de turismo del Lago Rapel, puso el grito en el cielo: la mierda de 65 mil chanchos de los criaderos de Agrosuper aledaños al lago va directamente a sus aguas, con todo el daño medioambiental que eso implica. Si esta nota no la ha visto en otro lado, es porque difícilmente un noticiero va a mostrar algo tan desagradable de un auspiciador tan importante.

Por José Jiménez y Bastián Fernández