En Chile hemos visto algunos desordenados chispazos callejeros en apoyo a la causa palestina. En Argentna la cosa es distinta. Verdaderas manifestaciones han irrumpido en el centro de Buenos Aires, al ritmo de cánticos de estadio y discursos incendiarios