Dirigentes tradicionales de los trabajadores, como Esteban Maturana de la Salud y Cristián Cuevas, aprovecharon la detención de las obras del Costanera Center para hacer su saludo a la bandera en febrero, en una marcha que tenía más carros policiales que manifestantes.


Por Francisco Valenzuela