No sólo Santiago va a tener que pasar un buen tiempo mirando el desastre que ha dejado Paulmann. Por todo el mundo el crecimiento ha quedado con los fierros al aire, a medio armar. Este será el poco auspicioso escenario en que viviremos los próximos años.

Rusia
La Torre Rusa iba a ser el edificio más grande de todo Europa. Tendría 612 (el doble que Costalazo Center) y simbolizaría el esplendor de la nueva Rusia capitalista. La paralización de las obras ha desmoralizado a todo el país. Hoy es un fracaso de mil quinientos millones de dólares.

CAMBOYA
Para mostrar que Camboya iba camino a ser un nuevo tigre asiático, las autoridades vieron con buenos ojos el proyecto Golden Tower, un descomunal hotel dorado que marcaría un hito en la pobre y baja ciudad de Phom Penh. Al menos media docena de proyectos descomunales, financiados por inversionistas coreanos, han quedado en nada. Los coreanos, como buena parte de los países desarrollados, tienen sus propios proyectos parados.

ESPAÑA
En España la venta de viviendas ha disminuido en más de un 50% y un 20% de las corredoras e inmobiliarias ha cerrado o se ha declarado en quiebra, haciendo que la cesantía se dispare. Un ejemplo de la crisis está en Málaga, donde se paralizó la construcción del lujoso edificio Félix Sáenz, que iba a tener departamentos con más de 200 metros cuadrados. La construcción llevaba varios meses y la obra gruesa estaba casi lista. Pero sin previo aviso, la obra cerró. Según la prensa, es sólo el inicio de una seguidilla de construcciones que no podrán ser terminadas.

MÉXICO
En este país se han paralizado gran cantidad de obras públicas. Pero tal vez la más llamativa, por lo ambicioso del proyecto, es la Puerta de Guadalajara: dos torres de más de 60 pisos, con un centro comercial incluido. La constructora era española y como se sabe, en España el negocio inmobiliario se hundió. Los españoles tienen muchos edificios que quedaron parados. Este es uno de exportación.