Este 24 de mayo los venezolanos podrán tener en sus manos “el Vergatario”, nombre que le dio el propio Chávez al primer celular hecho en el país, y por sólo 30 bolívares (unos 8.000 pesos chilenos). De esta manera, el gobierno de Chávez con la ayuda de China, sigue su camino hacia su independencia tecnológica.
Según indica el diario español El País, “el término Vergatario en la jerga popular venezolana designa a personas de confianza, de éxito y, al mismo tiempo, populares y simpáticas”. Y aunque su nombre oficial es el ZTE 366, nadie lo recordará por ese nombre, ya que el término le causa risa hasta al propio Chávez. En su programa “¡Aló, Presidente!” de los días domingo se refirió al teléfono: “El que no tenga un Vergatario es un cero a la izquierda”. Y luego, como si se tratara del mejor infomercial continuó: “Vean ustedes la calidad. Ligero, bueno, bonito y barato, diseñado por Movilnet”.
Sin embargo, esta no es la primera vez que Venezuela busca su independencia tecnológica. El año 2007 puso en marcha el proyecto del computador bolivariano, todo desarrollado por la VIT que es la empresa Venezolana de Industria Tecnológica. Al igual que con los celulares, la tecnología y el asesoramiento son chinos.
También, en octubre pasado, un cohete de origen chino puso el satélite “Simón Bolívar” en órbita geoestacionaria. Según señala El País “El lanzamiento supuso todo un hito para Venezuela. Los opositores desearon que se cayera y los partidarios de Chávez vieron en él un nuevo impulso a su revolución. El artefacto, también de fabricación china, cubre toda la zona de Venezuela y también da cobertura a países del Caribe y del sur de continente”.
Los diarios y sitios web de habla inglesa por su parte se han dado un festín de risas llamando al nuevo teléfono “the penis phone” algo así como el teléfono pene, con comentarios como el aparecido en www.funtonia.com “Las fotografías del nuevo teléfono pene revelan que éste en verdad no se parece en nada a un pene y es más bien penoso en cuanto a su tamaño. Quizás los venezolanos puedan creer que Chávez intenta convertir lo pequeño en algo de moda. Fantástico. Ahora tengo imágenes de Chávez y su miembro en mi mente. Excúsenme mientras voy a vomitar”.

Chávez prsenta el Vergatario