El pasado 17 de Marzo, dos periodistas norteamericanas fueron arrestadas en Corea del Norte por entrar ilegalmente al país durante la grabación de un reportaje sobre el tráfico de mujeres. Las dos reporteras, Euna Lee y Laura Ling, trabajaban para la cadena Current TV con sede en San Francisco, y ayer el Tribunal Central de Corea del Norte, en su capital Pyongyang, anunció que el 4 de Junio será la fecha en la que serán juzgadas.
Estados Unidos recibió con alegría la noticia, sin embargo se ha señalado que no ofrecerán concesiones para volver a tocar el tema del programa nuclear.
En Washington, Hillary Clinton, la Secretaria de Estado de Estados Unidos indicó que la decisión de Corea del Norte fue simplemente proceder con el proceso legal para Laura y Euna y que esperaba una resolución favorable pronto, dejando muy en claro que no estaban interesados en ocupar a las profesionales como moneda de negociación en lo que se refiere al programa nuclear. Sí dejó abiertas las puertas para volver a las conversaciones que se tenían sobre el tema junto a China, las dos Coreas, Japón y Rusia. “En estos momentos la pelota está en el campo de Corea del Norte, y ellos saben cuáles son sus obligaciones” dijo la Secretaria.
El canal de noticias del mundo árabe Al Jazeera señala en cambio que las dos periodistas sí estarían siendo usadas como fichas de intercambio. “Al igual que Irán, Corea estará dispuesta a liberarlas a través de contactos diplomáticos. Gracias a las periodistas pueden hacer que Washington ceda en algunos temas que ambos países tiene pendientes”.
La cadena también se refiere a que pueden haber otras movidas por parte del país oriental y que nada por estos días sería fortuito. “Corea del Norte lanzó al espacio un cohete el pasado 5 de abril para poner un satélite en órbita, pero se cree firmemente que el lanzamiento sería una pantalla para la prueba de un misil de largo alcance y se llevó así la condena internacional incluyendo la de las Naciones Unidas. Corea del Norte respondió a la reprimenda saliéndose de las conversaciones para la desnuclearización que se llevaban junto con otros 5 países, señalando que volverían a poner en marcha sus instalaciones nucleares”.
Este 4 de Junio se verá entonces quién está dispuesto a ceder y cuánto. Hasta entonces, Laura y Euna simplemente deberán rezar por sus vidas.