POR CATALINA MAY

La desproporcionada estatua de Juan Pablo II, que la Municipalidad de Recoleta y la Universidad San Sebastián pretenden instalar frente a la Facultad de Derecho de la U. de Chile, ha despertado todo tipo de rechazos entre laicos, vecinos y gente con sentido de las proporciones.
____

Originalmente llamado “Campos de Sport”, el parque delimitado por las calles Pío Nono y Loreto, justo frente a la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, fue rebautizado a mediados del siglo XX como José Domingo Gómez Rojas, en homenaje al poeta de ese nombre, estudiante de Derecho y ex miembro de la FECH, que en 1920 fuera perseguido, encerrado, torturado por el juez José Aztorquiza debido a su cercanía a las ideas anarquistas. El poeta, amigo de Manuel Rojas y José Santos González Vera, murió finalmente de meningitis en una casa de orates.

Merecido y adecuado nombre, entonces, el de la plaza pública ésa. Pero en 2007, cuando vino a Chile el ex nuncio apostólico Angelo Sodano, el mismo que trajo a Karol Wojtyla a visitar a Pinochet, el entonces alcalde de Recoleta, Gonzalo Cornejo, sin hacer ninguna consulta a los vecinos del sector, nombró el parque como Juan Pablo II, y se programó un proyecto que incluía estacionamientos y una renovación del parque, que nunca se hizo. Lo que sí hizo la administración de Cornejo, que hoy continúa Sol Letelier después de que éste no se repostulara, fue llenar el lindo parque de enormes paletas publicitarias.

-El ex alcalde Cornejo instaló esas tremendas paletas, de una manera ilegal, porque están puestas sobre el paso peatonal. Hubo una polémica en ese momento, porque arquitectos como Cristián De Grotte y Pablo Allard, y vecinos como Arturo Alessandri y yo, alegamos contra la instalación de la feria y las paletas, porque ahí la plaza terminó privatizándose. Yo una vez conté 15 paletas publicitarias. Cada 100 metros hay una -asegura el abogado, profesor de Derecho Constitucional en la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile y miembro de Océanos Azules, Pablo Ruiz-Tagle.

Y continúa: “Es una constante que los espacios públicos han sido usados por algunos alcaldes para hacer negocios. Dicen que lo que ganan lo usan para obras sociales, para la gente pobre del municipio, pero eso no está probado. Además, esto se encontró con la situación del ex alcalde Cornejo, que decía que ayudaba a mucha gente, pero parece que se ayudaba más a sí mismo”.

LAICOS V/S BEATOS

Y ahora, como ya se ha informado, la Municipalidad de Recoleta, junto a la Universidad San Sebastián -que está construyendo una ingente sede en la esquina de Bellavista con Pío Nono- pretende instalar una estatua del ex Papa de ¡13,5! metros de alto, algo así como cinco pisos, para que sea la más grande del mundo.

-Cuando supimos que habían cambiado el nombre de la plaza, ya nos molestamos. Y ahora la estatua, que, además de estar en un barrio universitario, está en un ambiente bohemio. Desentona completamente. No creo que nadie vaya a venir a rezarle -asegura Felipe González, alumno de 4º año de Derecho de la Universidad de Chile.

Y sus compañeros están de acuerdo. Porque si bien durante estos días la discusión en los medios se ha limitado a las ridículas dimensiones que tendría esta estatua, los alumnos de la Facultad de Derecho de la Chile, un estandarte de la sociedad civil organizada, cuestionan el hecho de tener que aceptar frente a su escuela una enorme figura católica.

-Se supone que somos un Estado laico, pero te meten la Iglesia por todos lados, desde una estatua gigante a la prohibición de la píldora del día después- dice Karina Benavides, alumna de 3º año.

Y Gabriel Boric, presidente del CC.AA. de dicha escuela, declara:

-Por una parte, no me parece pertinente una estatua de Juan Pablo II, porque no es una persona que genere 100% de consenso. Estamos al frente de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, un lugar que es un monumento nacional y que representa un espíritu laico, tolerante y pluralista, que el papa Juan Pablo II no representa 100%. Por otra parte, entiendo que el escultor a cargo de la estatua es hermano de uno de los financistas del proyecto, por lo que hay conflictos de intereses involucrados. No puede ser que las decisiones, en las municipalidades y en Chile, se sigan tomando de esta manera.

Los alumnos aseguran que están estudiando las posibilidades de acción para impugnar esta decisión municipal. Por el momento, han creado varios grupos en Facebook que se oponen a esta propuesta y que suman miles de seguidores

ARTESANOS ENGAÑADOS

Los artesanos de la feria ubicada frente a la Facultad de Derecho están muy contentos con lo de la estatua gigante. “Está bien que hagan algo más que nada para el turismo. Va a estar mejor el negocio, habrá más gente que venga a visitarnos al barrio Bellavista, no solamente a la bohemia. Es bueno que haya una estatua gigante, me da lo mismo cual sea”, dice el artesano Wilson Gutiérrez.

Pero en una carta publicada el martes pasado, la alcaldesa de Recoleta, Sol Letelier, tratando de dejar contenta a la comunidad de la U. de Chile, da una noticia que no dejará muy felices a los artesanos: “La feria artesanal (…) será remodelada conjuntamente con los estacionamientos subterráneos, intervención que propone una reposición subterránea de la actual feria y que permitirá conseguir la tan anhelada recuperación de la fachada del frontis de la escuela de Bello, por tantos años afrentada por una carpa gigantesca y letreros publicitarios de gran formato que compiten contra este hito arquitectónico, elementos que desaparecerán con la citada remodelación”.

Es decir, después de venderles la pescada de que la estatua les traería más compradores, van a tirar a los artesanos al subterráneo. De pasadita, además, la alcaldesa anuncia el retiro de los cuestionados letreros publicitarios, pero sin hacerse cargo de que fue su misma municipalidad la que los puso ahí.

La Municipalidad de Recoleta se negó a contestar nuestras preguntas al respecto, pero en la misma carta, la alcaldesa Sol Letelier asegura que el proyecto de la estatua gigante, que además incluye estacionamientos subterráneos y una plaza, está a cargo de la empresa Bellavista SA, en fase de preadjudicación, y que de ésta depende obtener los permisos necesarios, que según el Consejo de Monumentos Nacionales ni siquiera han sido pedidos.

-Todo lo que ha hecho en este lugar la administración del alcalde Cornejo, de la cual la alcaldesa Letelier es continuadora, es horrible. Por darse un gustito, pueden liquidar uno de los lugares de Santiago que tiene más belleza urbanística. No es casualidad que el edificio de la Escuela de Derecho sea elegido siempre como uno de los más originales y distintivos de la ciudad. Con los cerros y el río y el Parque Forestal es todo muy bonito. Algún concepto de urbanismo mínimo del cual se informara la alcaldesa Letelier sería muy bueno. Porque todo lo que hizo ahí el alcalde Cornejo es una negación de su espíritu edilicio -remata Pablo Ruiz Tagle.