Última prueba de vida: Miembros del Comando Chungungo Chilote posan junto a la planta. El vegetal fue secuestrado en plena calle del Centro hace mes y medio. Aparentemente, la víctima se mantiene en buenas condiciones de salud.

THE CLINIC PRESS
Todo empezó hace un par de meses. El 14 de agosto, nuestra inofensiva sección “Cosas encontradas en la calle” experimentó un siniestro giro. Días antes, había sido publicada la fotografía de una misteriosa planta, captada en una vereda de Santiago Centro. Pero la fama del pacífico vegetal no quedó en esa simple nota costumbrista. Aquel día 14 llegó un correo a nuestra casilla electrónica. Era una fotografía de la supuesta planta junto a sus inesperados secuestradores. El mensaje incluía una extraña proclama, firmada por un autodenominado “comando ambientalista”. De inmediato despachamos a un reportero gráfico a confirmar el plagio. El fotógrafo ratificó, con los instrumentos de su oficio, que la planta había desaparecido. Pero hoy volvieron a sonar las alarmas en la redacción. Una “prueba de vida” acaba de llegar.

Son dos borrosas fotografías y un breve mensaje: “Ella (es ella) está bien con nosotros. Y acepta su destino. No hagan ninguna locura. Cualquier paso en falso…”. Esta vez sin firma.

Nota y fotografía dejan entrever que los secuestradores han proporcionado líquidos a la cautiva.

    Primera fotografía enviada por los secuestradores (14 de agosto). La planta era menor de edad aun.

    El lugar del secuestro, antes y después del crimen.


La segunda fotografía enviada por los secuestradores puede ser aclaratoria, pues, desde que apareció en “Cosas encontradas en la calle”, la planta ha motivado un arduo debate acerca de su identidad. Es un primer plano, que publicamos para su discusión por parte de la comunidad científica.