Ocurrió en un partido entre la Selección de América y el Resto el Mundo tras el Mundial de México 1986, en Pasadena, EEUU. Maradona define y celebra como los dioses…con la diosa blanca de su lado. Fíjense en el hombre de la polera azul, todo un “aguatero”.