Por Servindi
El Gobierno de Evo Morales expresó su apoyo al proyecto para fabricar una nueva bebida que llevaría el nombre de “Coca Colla” para contribuir a la industrialización de la hoja de coca.

Víctor Hugo Vázquez, viceministro de Desarrollo Rural, afirmó que si bien se trata de una iniciativa privada para producir un energizante de coca “estamos viendo como impulsarla, porque nos interesa como Estado la industrialización de la coca”.

Estamos analizando si la empresa que producirá la bebida puede formar una sociedad mixta con el Estado y también si se mantiene ese nombre que ha sido propuesto por productores de coca, afirmó Vásquez.

La iniciativa partió de los campesinos y el envase de la “Coca-colla” tendría una etiqueta roja y contendría un líquido oscuro, casi negro, muy parecido a la mundialmente conocida “Coca Cola”, creada en 1885 por John Pemberton.

Si bien la empresa Coca-Cola afirma hacer quitado la hoja de coca de la fórmula en 1929, abundan en internet las denuncias de que “la Coca-Cola sigue comprando coca en Perú”, teoría conspirativa a la que Evo Morales suele sumarse con entusiasmo, informó el diario El Clarin.

Destacó que ya existen diversas iniciativas privadas con la hoja de coca con los que se producen mates, jarabes, pastas para limpieza de los dientes, licores, caramelos e incluso pasteles.

Morales, que aún ejerce como dirigente de los cocaleros de la zona del Chapare, anticipó, hace pocos días, que la futura Asamblea Legislativa Plurinacional aprobará reformas para permitir la legalización de los cultivos conocidos como “catos de coca” en esa región.

De esa forma, el límite legal de producción de la hoja en Bolivia puede subir de las actuales 12.000 a 20.000 hectáreas con el propósito, según el Ejecutivo, de impulsar todas las iniciativas de industrialización de esa planta.

Según un informe de la Oficina de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito habrían plantadas unas 30.000 hectáreas.