THE CLINIC PRESS
* Mientras era candidata a diputada, en la reciente elección, Susana Verdugo ingresó a una sala de urgencia, exigiendo que se le negara la atención médica a un chofer accidentado que había atropellado a dos personas. Lo acusaba de “borracho”, por lo que, desde su punto de vista, no merecía cuidados médicos.
* Pero el hombre había sufrido una insuficiencia cardíaca al volante.
* Los familiares la acusaron de cuasi delito de homicidio y un médico testigo del exabrupto, UDI y “hasta ayer partidario suyo”, le escribió una carta enrostrando su actitud a la actual gobernadora.
______

“Pienso que si usted fue capaz de actuar de una manera tan altanera y soberbia, lo que el poder político podría hacer en usted es inimaginable”, le escribe en una carta el ex director del Centro Familiar de Salud de Tongoy, Iván Manríquez Klare, a la actual gobernadora UDI de Limarí, Susana Verdugo (la misma que dice en un video que reprodujimos en este sitio: “Mi pensamiento sería decirle al general Pinochet, cuando esté en la mano derecha de Dios, que nos cuide desde el cielo”).

En la carta, el cirujano interpela a Verdugo por su comportamiento la noche del 11 de septiembre de 2009 y la acusa de haber entrado al servicio de urgencia donde se atendía a un chofer accidentado “de manera prepotente y sin autorización”, y de haber interferido en la labor de los médicos que intentaban ayudar al paciente, que había atropellado a dos peatones. Acusa además a Verdugo -médico pediatra, además de pinochetista y UDI- de haber exigido el retiro del suero fisiológico con insulina, acusando al personal médico de encubrir un supuesto estado de ebriedad del chofer accidentado (estado que Manríquez desecha).

Hoy, el cirujano asegura nunca haber hecho pública dicha carta -sino habérsela mandado por mail a la flamante gobernadora-, y quiere desligarse de las denuncias, pero no las desmiente: “Nosotros no lo pasamos bien, nos metimos en un tema político, que no es nuestro tema. Cualquier cosa que uno diga te demandan. Yo traté de hacer todo de la forma más correcta posible, pero después esto se masificó y ya no me quise meter más”.

Manríquez nunca recibió una respuesta a su carta. Finalmente, el chofer Carlos Lemus Galleguillo murió en la UCI del Hospital San Pablo de Coquimbo.

Apenas ocurridos los hechos, la viuda de Lemus, Sonia Hurtado, denunció a la entonces candidata en una entrevista dada al diario La Región, el 26 de septiembre recién pasado. En esas declaraciones deslizó la posibilidad de que el entorpecimiento de Susana Verdugo a la labor médica, hubiera tenido incidencia en la posterior muerte del chofer. Y anunció una demanda por cuasi delito de homicidio en contra de Verdugo.
______
Otro enlace sobre el hecho, y la carta del dr. Manríquez, publicada en septiembre del 2010 en el portal de Canal 13.