POR CLAUDIO PIZARRO / FOTO: ALEJANDRO OLIVARES
Esta semana acaba de despedirse oficialmente del fútbol luego de más de 20 años de actividad. Se inició en Unión Española, jugó en el Valladolid de España, el Sao Paulo en Brasil y fue multicampeón con Colo-Colo. Una carrera que está en la retina de los futboleros que difícilmente olvidarán al gran zurdo que salió de los pastos de Santa Laura.
__________
¿Es cierto que debutaste en el fútbol jugando de delantero?
Sí, fue en el año 88 en un partido con la Universidad de Chile. Eran otros tiempos, se jugaba de otra manera. Menos mal que ahora volvieron los tres delanteros en gloria y majestad. Afortunadamente los puso de moda Marcelo Bielsa. Aunque a mí en realidad no me importaba mucho donde jugara. Siempre rescato una frase de mi amigo Mario Salas: “mientras estoy dentro de los 11, soy feliz”. Durante mucho tiempo entendí así esta profesión…

Buena filosofía…
No sé… sólo trataba de rendir donde me pusieran. Como delantero alcance a jugar el año 88 y el 89, tuve la suerte de marcar muchos goles y después fui derivando a mi posición más natural.

Al poco tiempo te fuiste a España, con apenas 20 años.
Sí, alcancé a jugar sólo un año en primera división en Chile y me fui al Valladolid en diciembre del año 89. Fue bonito pero difícil. El Valladolid estaba en ese tiempo en la Copa Uefa y sólo jugaban 4 extranjeros por equipo. Era una liga totalmente distinta a la que se ve hoy.

¿Recuerdas algún partido memorable?
Me tocó jugar contra el mejor Real Madrid de la historia después del que ganó las 5 copas de Europa con Di Stéfano. Era el Madrid de Butragueño, Hierro, Hugo Sánchez, Michel, Martín Vásquez, Schuster y Rugieri. Unos años antes que llegara Iván….

¿Compartiste con Zamorano en España?
No, estuve sólo una temporada, cuando terminó el préstamo en el Valladolid volví a Chile.

Fue el periodo en que te consolidaste en Unión hasta la extraordinaria campaña del año 93.
Sí, ganamos la Copa Chile y después la liguilla. Al año siguiente jugamos la Copa Libertadores del año 94 y llegamos a cuartos de final.

Tenían un equipazo.
Era un equipo joven con muchos jugadores formados en Unión Española y otros provenientes de equipos importantes como Juan Carreño, Mario Luca y Ricardo Perdomo. Fue un equipo que mezcló mucha juventud con experiencia… También estaba el Pony Ruiz que era un jugador espectacular.

Me acuerdo que jugaron un partidazo con el Cruzeiro de Ronaldo que en ese tiempo era un pendejo que pintaba para crack…
Claro, tenía 18 años y venía con el antecedente de que le había hecho varios goles a Colo Colo en una Súpercopa un par de años atrás. Después de esa Copa Libertadores Ronaldo se va al PSV Eindhoven y fue seleccionado brasileño para la copa del mundo del año 94 siendo campeón sin jugar. Para nosotros fueron dos partidos memorables…

Corrieron tanto en el partido en el Santa Laura que los brasileños pidieron examen antidoping para la revancha…
Bueno hay gente que no puede asumir la derrota dignamente. En el fondo ellos no se esperaban encontrarse con un equipo desconocido que los complicara tanto y que finalmente los eliminara.

Lamentablemente se encontraron con el Sao Paulo de Telé Santana, bicampeón del mundo…
Sí, pese a que perdimos 4 a 3 tuvimos la satisfacción de salir con la frente en alto, independiente de haber sido derrotados. Igual nos quedó la espinita clavada porque sentimos que pudimos ganar. Pero, bueno, así es el fútbol…

Después de aquel partido Telé Santana dijo que eras uno de los jugadores más inteligentes que había visto, ¿te sentiste halagado?
Sentí orgullo porque sabía que Telé Santana había sido seleccionador brasileño y que había tenido jugadores extraordinarios bajo su mando como Zico, Toninho Cerezo o Junior. Para mí fue una motivación extra considerando que después terminé jugando en Brasil.

Reemplazaste nada menos que a Raí, el ídolo local del Sao Paulo…
Raí se había ido el año anterior y yo llegué a jugar al mismo puesto. Fue una gran responsabilidad porque Sao Paulo es un club enorme y con una repercusión mediática tremenda. Lamentablemente llegué lesionado y tuve dos recaídas. Eso me impidió rendir como hubiera querido. Pese a todo terminé jugando de titular ese año 94.

DESPEDIDA SIN COLO COLO

Después de Brasil vino la etapa en Colo Colo: ¿Los albos marcaron un antes y después en tu carrera?
A nivel mediático sí porque Colo Colo es la máxima expresión de nuestro fútbol. Incluso más que la selección porque tiene más arraigo en el pueblo. Hasta el día de hoy siento un orgullo enorme por haber defendido a Colo Colo y haber llegado a ser su capitán.

También casi fuiste campeón de la Libertadores con los albos…
Teníamos uno de los mediocampo más recordados con Marcelo Espina, Emerson Pereira, Barticcioto y yo, que era el único chileno. Ese equipo era increíble. Fuimos tres veces campeones de Chile, llegamos a dos semifinales de la Súpercopa y debimos ganar la copa Libertadores del año 97. Siento que merecíamos haber coronado ese rendimiento con una copa internacional…

¿Quienes eran tus yuntas en Colo Colo?
Tenía muy buena relación con casi todos, nombrar a algunos sería súper injusto, pero me llevaba muy bien con el Barti, con Marcelo Espina siempre nos íbamos sentados juntos en el bus. También era muy amigo del Rambo Ramírez, Arbiza, Juan Carlos González y Mario Salas.

Hace un tiempo contaste que uno de tus sueños era despedirte en un partido entre Colo Colo y la Unión Española ¿por qué no se cumplió tu anhelo?
Lo que pasa es que Colo Colo ha cambiado harto y hoy en día ellos tienen una administración distinta y otras prioridades. Y lo entiendo. No tengo ningún dejo de amargura ni de tristeza.

¿Seguro?
Lamentablemente no se pudo hacer así. Al principio ellos estaban de acuerdo pero después cambiaron la fecha porque tenían otras opciones más interesantes que el compromiso conmigo.

¿Te dolió?
Me hubiese gustado mayor sinceridad quizá, que me hubiesen dicho no, tenemos otros proyectos.

BIELSA Y LA ROJA

¿Cómo viviste el proceso eliminatorio a Francia 98?
Creo que tuve un buen rendimiento. Cuando muchos pensaban que otro debía ser el titular fui cambiando opiniones con mucho trabajo y después de la gira a Europa terminé como titular frente a Inglaterra.

Es cierto que después del tremendo pase a Salas en Wembley los ingleses quisieron llevarte a la Premier Ligue…
Estuve a punto de ir al Aston Villa cuando estaba jugando la copa Libertadores por Colo Colo. Me acuerdo que jugábamos un miércoles con la Católica y al otro día viajaba. Lamentablemente el club sufrió un cambio de entrenador y la venta finalmente se frustró. Incluso me había despedido de harta gente. Al final quedé medio en ridículo.

¿Y qué hay de cierto en que también estuviste a punto de llegar a la U?
Eso fue en el año 92, tenía prácticamente arreglado mi contrato con la U pero a última hora Unión me declaró intransferible. Estaba bien ilusionado porque me iba a dirigir Arturo Salah. Pero las cosas pasan por algo. Si hubiese sido así quizá jamás hubiese llegado a Colo Colo.

Siempre que se habla de la selección del 98 se piensa en zamoranistas y salistas…¿Fue tan así?
No, creo que en todas las selecciones y en todos los equipos existen afinidades, gente más cercana o menos cercana a otra. Iván y Marcelo tenían una relación de respeto. Uno podía perfectamente ser amigo de uno sin dejar de ser amigo del otro.

Recuerdas el partido con Italia…¿Qué sintieron después del cobro de Bochardeau?
Uff, uno siente una injusticia tremenda porque te están cobrando algo que no es pero uno entiende que el fútbol es así y que los árbitros cometen errores y uno no los puede solucionar. Con el tiempo las cosas se miran con perspectiva pero en esa época, decir que no era penal, era casi un sacrilegio. Me acuerdo que el Pato Yáñez dijo que era penal y lo trataron de antichileno.

¿Qué significó para ti el gol de Tiro Libre a Songo’o, el portero de Camerún?
Fue el gol más importante de mi carrera. Fue súper especial. Hacer un gol en un mundial tiene una trascendencia distinta y para mí tuvo un sentimiento especial porque mi padre había fallecido hacía unos meses. Cuando hice el gol lo primero que se me vino a la mente fue él porque siempre estuvo conmigo. Por eso se lo dediqué.

¿Siempre te gustó patear tiros libres?
Me nació naturalmente y técnicamente creo que lo hacía bien. Siempre, en el equipo que estuviera, me quedaba después de los entrenamientos pateando tiros libres o penales. Era algo habitual.

¿Tuviste algún referente?
Siempre tuve una admiración profunda por todos los grandes pateadores. Jorge Aravena me quedó en la retina por lo bien que le pegaba y lo fuerte, aunque era muy distinto a como pateaba yo. También el Koke Contreras.

¿Qué piensas del momento por el que atraviesa?
Es un momento difícil, los que conocemos al Koke creemos que debe ser un error porque es una grandísima persona, humilde en su forma de ser, ojala que sea un mal entendido.

¿Cómo ves a la selección de cara al mundial?
La veo con una línea de juego, con convicción y un fondo futbolístico que le permite enfrentar a cualquiera de igual a igual.

¿Te hubiesra gustado ser dirigido por Bielsa?
Me hubiere gustado porque es un técnico extraordinario que, independiente de las críticas, tuvo una convicción profunda en su trabajo después de sufrir un duro golpe después de la eliminación en el mundial de Corea-Japón. Yo creo que eso es tener una fortaleza tremenda y lo valoro por eso.

¿A tu juicio, qué selección es mejor, la de Francia o la de ahora?
Creo que es imposible comparar dos selecciones, incluso a dos equipos de épocas distintas, hacerlo por lo demás no tiene ningún beneficio.

Pero en esto si estás claro: ¿Fernández o Valdivia?
Matías Fernández. A mi modo de ver lo considero un jugador más confiable, seguro, siendo que los dos son muy talentosos.

Antes de retirarte ganaste un título con Unión Española ¿Era lo que te faltaba para irte a la casa tranquilo?
Sí, ser campeón con Unión, mi casa, era una de mis metas colectivas, y hacerlo con un grupo de jugadores fantásticos es un sueño hecho realidad que afortunadamente pude cumplir.

¿Cómo se vive la vida después de colgar los botines?
Distinto… Por suerte ahora estoy a cargo de todo el fútbol joven en Unión Española y es algo que llena completamente mi tiempo, tanto en lo espiritual como en el día a día. Estoy muy contento en la labor que hago, satisfecho plenamente. Aunque igual uno hecha de menos…