THE CLINIC PRESS
“Pero compadre, esto que me ha pasado a mi es fuerte, usted levantarse con eso duro y tener que acostarse con eso igual, mire no se lo deseo a nadie”. Palabras que no pueden dejar a nadie indiferente. Son declaraciones del dominicano Luis Taveras Rodríguez (en la foto) al periódico El Nacional de Santo Domingo. Taveras, un empleado tributario cuarentón, tuvo una experiencia límite que no cualquiera puede contar: su pene estuvo erecto durante 27 días seguidos.

Un equipo médico de República Dominicana, aparentemente no el mismo que se sacó unas famosas y juguetonas fotos atendiendo a damnificados del terremoto de Haití, incluso evaluó operar a Taveras, la única manera que quedaba para relajar el porfiado miembro del paciente, que ya estaba poniéndose negro y tumefacto. Al adolorido enfermo esta noticia no le cayó en gracia. Así que, temiendo perder su herramienta de esparcimiento bajo el bisturí de la ciencia, huyó despavorido del hospital, el Centro Médico Cibao de Santiago.

Y por unas horas no se supo nada de él. Hasta que apareció, dando la buena noticia de que “el hombre bajó”. La erección habría pasado, aunque sigue un poco hinchado tras la ruda prueba. Los doctores, por su parte, esperan que el paciente vuelva a la consulta para certificar que hubo un feliz desenlace y que todo no sea una ocurrencia de Taveras para no operarse.

Tavares explica su erección culpando a un vulgar brebaje a base de miel, ajo y cebolla, que tomó para mejorarse de una gripe. Sin embargo, el medico tratante, el urólogo Milton Álvarez Rosa, haciendo gala de bastante poca discreción, echó al agua a su paciente, explicando a la prensa que en realidad Rodríguez es un jalero de temer, y que su adicción a la cocaína estaría -indudablemente- relacionada con la desesperante situación por la que pasó.

El doctor Álvarez Rosa agrega que en apariencia la adicción de Tavares se cruza con cierta predispocisión al priapismo (así se llama este mal), pues en una ocasión anterior ya había llegado a un servicio de urgencia, presentando una erección que duró ocho horas.

Pero esta vez el pene de Rodríguez ha superado todos los record.

El priapismo es una emergencia médica muy dolorosa y potencialmente dañina, pues puede terminar por provocar disfunción eréctil. Se relaciona principalmente en enfermedades hematológicas, como la anemia de las células falciformes, pero actualmente se presenta también como una complicación del uso de fármacos y drogas vasoactivas.

A las personas que sufren predisposición, se les recomienda orinar con frecuencia, hidratarse y tener relaciones sexuales que ni duren demasiado.