POR VERÓNICA TORRES
Pese a lo que dijo Piñera, los procesados por DD.HH. todavía creen que de aquí al 18 de septiembre “todo puede pasar”. Se la juegan por un indulto particular. Mientras, el Mamo Contreras decidirá esta semana si pide el indulto y en Punta Peuco temen un hacinamiento, Hermógenes Pérez de Arce, que siempre desconfió, considera que los esperanzados son unos ilusos: “Si Piñera ya no indultó a Odlanier Mena, no va a indultar a nadie”, dice.

A pesar que Sebastián Piñera fue enfático el domingo en decir que no habría indulto general para los crímenes de lesa humanidad, los pinochetistas siguen esperanzados y observantes. Así define su estado de ánimo luego del chaparrón, Juan González, presidente de la Corporación 11 de Septiembre, una de las organizaciones que apoya a los militares presos en Punta Peuco y Penal Cordillera; aún dice que no quiere desilusionarse del Presidente:

-Yo creo que Piñera va a soltar a los militares, él está jugando una posición de no alterar mucho las cosas y de no pinchar mucho a la izquierda para que no le armen pelotera. Si las cosas se dan como se tienen que dar, yo casi prefiero esto a lo otro.

González no veía con buenos ojos que la discusión sobre el indulto bicentenario cayera en el Congreso. Ahí, a su juicio, esto iba a ser una “pelota; en cambio, yo creo que el Presidente Piñera a los que no salen por delitos de lesa humanidad, o por los famosos Derechos Humanos que tanto nos han desprestigiado, van a salir por enfermedad grave”.

Lo anterior es compartido por el abogado Juan Carlos Manns, que tiene entre algunos de sus defendidos a los ex agentes de la DINA y del DINE, Fernando Laureani y Francisco Ferrer Lima. Para el abogado, las palabras de Piñera dejan atrás la opción de indulto general, pero abren un nuevo escenario: el indulto caso a caso.

-El Presidente no quiere indultar a aquellos que hayan cometido delitos de lesa humanidad, pero hay muchos casos tal como dijo doña Clara Szczaranski que no tuvieron responsabilidad y que no pudieron cometer nunca delitos de lesa humanidad porque estaban supeditados a una jerarquía. De tal suerte que esta no es una situación que se pueda generalizar y ver el caso a caso de cada persona es lo más criterioso –especula.

HERMÓGENES LO ADVIRTIÓ

Durante la discusión del Indulto Bicentenario, algunos pinochetistas dijeron que esperaban que Piñera fuera una especie de Nelson Mandela chileno, alguien que pudiera lograr la “unidad nacional”. Sin embargo, para ellos, este domingo aquella oportunidad se perdió tal y como lo mencionó el senador UDI, Hernán Larraín. Mario Montes, acérrimo pinochetista y ex presidente de la Corporación 11 de Septiembre, concuerda con el senador y aclara que no está decepcionado del Presidente porque “nunca esperé nada de él”.

Otro que tampoco esperaba nada de Piñera es el ex columnista de El Mercurio, Hermógenes Perez de Arce, quien se ha encargado en “El blog de Hermógenes” de decirle a los militares lo ilusos que fueron al entregarle el voto al empresario. Consultado por The Clinic sobre los dichos dominicales del mandatario y las esperanzas de los abogados por un indulto particular, respondió:

-Creo que esos abogados se hacen ilusiones sin fundamento. Piñera necesitaba los votos de los militares, les hizo promesas y éstos le dieron los votos, pero ahora ya no los pueden dejar sin efecto, así es que Piñera no cumple con lo que les prometió. Por eso apenas asumió, le denegó el indulto al general Odlanier Mena, enfermo, octogenario y, por añadidura, inocente, pues días atrás en La Segunda, Waldo Sankán, una de sus supuestas “víctimas”, reconoció que el general era inocente. Si no indultó a Mena, Piñera no va a indultar a nadie.

Hermógenes, quien siempre ha desconfiado de Piñera, remata:

-A él sólo le interesa quedar bien con la Concertación y la izquierda, porque la derecha está políticamente muerta y a nadie le importa lo que opine, mucho menos a Piñera.

EL CASO A CASO

Quienes visitan Punta Peuco, dicen que los militares presos se encontraban expectantes por la decisión de Piñera, sobre todo porque consideran que la situación carcelaria, lentamente, se está complicando. Fernando Martínez Collins, ex asesor de prensa de Pinochet, tiene a varios amigos adentro y está preocupado por un “posible hacinamiento”. En el módulo uno, dice Martínez, ya han aumentado de 10 a 13 presos. “Ahora que se ha denegado esta facultad de indulto del Presidente van a ir cada vez cayendo más personas y la cárcel de Punta Peuco se va a hacer totalmente insuficiente”, acusa.

La preocupación de Martínez aumenta, sobre todo porque a ninguno de los militares que visita le han dado los beneficios carcelarios y para él eso es “maldad”.

“Es un hostigamiento político que no es bueno para la pacificación nacional y yo me pregunto, seriamente, por qué a un pedófilo como el señor Jorge Lavandero, senador demócrata cristiano, le permiten salir de la cárcel antes del tiempo estipulado. Yo le preguntaría a las madres de nuestro país quién creen ellas que representa más un peligro para la sociedad: si un pedófilo o un oficial de ejército”.
Para el abogado de Manuel Contreras, Javier Gómez, lo que viven los militares chilenos es similar a lo que ocurrió con los nazis durante los Juicios de Nuremberg. Sin embargo, aún no pierde la esperanza y esta semana decidirán si piden el indulto para Contreras, quien sumó nuevos años de presidio luego del fallo del Caso Prats y quedó tipificado como el director de una “asociación ilícita terrorista”, cuestión que para el abogado es una aberración jurídica: “cuando Michael Townley afirma sólo haber conocido a Pedro Espinoza. Y le recuerdo que hubo muchos fallos durante el gobierno militar que hoy en día han sido revocados después de 30 años. Con esto quiero decir que lo que sostenga un tribunal no es la palabra de Dios”.

Contreras tiene 81 años de edad, cáncer, hipertensión, diabetes, y ahora se comienza a dializar. Para Gómez, por “razones de salud, o edad, uno podría considerar que califica plenamente para que se le dé un indulto”.

Para Juan González, de la Corporación 11 de Septiembre, la esperanza se mantiene “porque de aquí al 18 de septiembre todo puede pasar” y porque además está la Iglesia de intermediaria y “a ellos nadie les da un NO rotundo”.

-Yo creo que el Presidente Piñera lo quiera decir o no, tiene una deuda con nosotros. Él nunca dijo que iba a liberar a los militares presos, pero sí dijo “en mi gobierno se va a hacer justicia”. Yo le preguntaría al Presidente si es justicia condenar gente por un delito que no existe como es el secuestro permanente. ¿Alguien piensa que vamos a tener seres humanos con 120 años?, ¿Cómo pueden condenar a gente por una fantasía? -dice González.

González estuvo en la reunión del año pasado en que Sebastián Piñera, entonces candidato, se comprometió “a hacer cumplir el Estado de derecho” ante los familiares y amigos de los militares procesados. En esa ocasión, Piñera fue grabado. El video se puede ver en http://www.youtube.com/watch?v=uEXPb-3jGgI&feature=channel