FOTOS: ALEJANDRO OLIVARES
La espera que se alarga hora tras hora, día tras día, en la Mina San José. Y cada nuevo intento fracasa en el cerro colapsado. La sonda que iba más avanzada llegó hoya los 740 metros de profundidad sin topar con el refugio en el que se encontrarían los mineros, ubicado en la cota de los 700 metros. “Con mala información, es difícil tomar una decisión precisa”, explica el ingeniero Andrés Sougarret, refiriéndose a los deficientes mapas de la mina… Hoy en The Clinic, un amplio reportaje del periodista Claudio Pizarro.