Como ya viene siendo costumbre frente a cualquier manifestación ciudadana, Carabineros disolvió con nutridos gases, guanaco y todo su arsenal a los miles de personas (tres mil personas) que se congregaron pacíficamente en el centro de Santiago a protestar en contra de la instalación de termoeléctricas en Punta Choros (Comuna de La Higuera). Esta multitud marcó un hito en cuanto a velocidad de respuesta ciudadana frente a una decisión gubernamental. La convocatoria se difundió presurosamente a través de Twitter (donde el mensaje se convirtió en uno de los más reproducidos a nivel mundial) y alcanzó a todo tipo de redes sociales virtuales.

“¡Hippies de mierda, unidos en la lucha!”, fue uno de las consignas escuchadas en las calles, pues la multitud recogió el mote con que calificó despectivamente al movimiento ciudadano Pamela Pizarro, funcionaria de la CONAMA.

“Eran puro espíritu hippie. Y había harta mina rica. Los manifestantes no rompieron ni un basurero”, dice un testigo, asombrado por la reacción policial. “Está la zorra”, agrega la fuente. “Los pacos dejaron todo el Centro pasado a lagrimógena”. Los zorrillos saturaron el aire en un amplio perímetro, conformado Huérfanos, Amunátegui, Alameda y Estado.

Aun así algunos manifestastes llegaron a las inmediaciones de La Moneda, mientras que gran cantidad de personas manifestaba su voluntad de seguir protestando para salvar a Punta Choros.

UNA PROMESA DE CAMPAÑA ROTA

Todo comenzó a mediodía, cuando se hizo pública la decisión de la COREMA IV Región de autorizar la instalación de la central termoélectrica Barrancones en las inmediaciones del santuario de vida silvestre Punta Choros. Una resolusión tomada por votación en bloque de intendente y seremis (funcionarios de confianza del Presidente).

El resultado de la votación causó una ola de indignación, debido a que Sebastián Piñera se había comprometido durante la campaña electoral a oponerse al proyecto termoeléctrico en Punta Choros. También se había manifestado contrario a la instalación de nuevas centrales a carbón.

Apenas se supo la decisión de la autoridad ya se congregaron numerosos manifestantes frente a la intendencia en La Serena. Luego surgió la iniciativa de reunir a los santiaguinos descontentos en Alameda con Ahumada, a la 19:00. Y surgieron llamados a protestar en otras ciudades principales del país, como Concepción, Valparaíso.
_________
Foto ciudadana