Por Cristián Berríos

Daba lo mismo si alguna de las tres mil personas reunidas en la Alameda con Ahumada llegó minutos después de la convocatoria, porque silbatos, gritos, aplausos y canticos revelaban que una procesión latía libre y soberana más adelante. El pueblo se había volcado a la calle en protesta contra una aberrante decisión de la CONAMA, que condena a la muerte a la fauna de Punta de Choros. El dinero de Suez Energy fue mejor argumento para ellos que la vida de los pingüinos de Humboldt o Spheniscus humboldti , entre otras especies.
¡Piñera, entiende, Chile no se vende! / ¡A ver a ver, quien lleva la batuta, la madre tierra, o los hijos de puta! / ¡Pingüino, amigo, Chile está contigo!
Así como el ejército realizó un ejercicio de enlace en los 90´ para que se desestimaran procesos por violaciones a los DD HH y fraudes económicos en cuentas bancarias, que luego resultaron efectivos, ésta manifestación pacifica de la ciudadanía fue también una advertencia a las autoridades de que muchos adultos, hastiados de tantas afrentas gubernamentales, están dispuestos a dar pelea como en los tiempos en que tenían un corazón invencible y nada que perder. La mayor parte la constituía una juventud con principios.
Se oían bocinazos de apoyo. Aplausos desde los balcones. Me fijé en un hombre asomado en la ventana de un edificio, picaba a toda prisa un diario con las manos, y luego arrojó los trozos ante el paso de la marcha. Señoras bien vestidas subían la cartera hasta el hombro y luego aplaudían a rabiar. También estaba el típico viejo filosofando con desdén, pero era un caso aislado.
¡El que no salta es Piñera!
Una alfombra humana sacudía la Plaza de Armas hasta los cimientos. Estaban Carolina Tohá, Lagos Weber y Marcelo Díaz, CQC, pero tanta personalidad se desvanece cuando se impone la brutalidad policial.
El primer ángel apocalíptico siempre es el Guanaco. Con mentalidad de Carabinero uno presume que dicen algo así “Vamos a mojarlos un poco a ver si escarmientan, Cabo proceda, cambio”, el segundo fue el Zorrillo. La nube colma las calles de la ciudad, una versión química de Londres, pero un sonoro Pacos ctms nos devuelven a la realidad santiaguina.
¡De parte de los poetas chilenos!, ¡Jamás nos rendiremos ctms!, ¡Chúpenlo!
Gritos desaforados. Arranques verbales producidos en el fragor de la lucha, en el fútbol cuando el árbitro termina el partido, las cosas generalmente quedan en la cancha. Aquí se abren heridas y descontentos sociales, que sacados de contexto al final siempre le pasarán la cuenta a quien daña sin motivo. Pasa uno en moto y saludan a su madre. Después cerca del metro se repite la dosis a uno que iba fuera de servicio, como un bus averiado.
Los ojos ardían y también la garganta, pero son pelos de la cola, jamás hay que quejarse a menos que te rompan la cabeza. Carabineros de Chile en los 80´ disparaba a quemarropa, detenía sin motivos, asesinaba por encargo y reducían cadáveres sin más contrapeso que lo trabajoso que resulta el procedimiento. En la actualidad la banda ha perdido peso. It’s strictly business.
La táctica del Coronel Miguel Angel Castro daba resultado, cerrándonos el perímetro por el centro, nos desviaron a la Alameda, donde sus carros podían desplazarse libremente y atacarnos con alevosía. Ciudadanos que se expresaban sin que dañaran propiedad pública era un duro precedente para la dominación mediática y lavado de cerebro que practica el gobierno. Peores incidentes se producen cuando gana la Roja y la respuesta no siempre fue tan cobarde.
Es verdad que los realmente corajudos trancarán con la cabeza el paso de las máquinas, y ahí probablemente no estén los famosos ni los de siempre, pero cada cual da una lucha desde su trinchera y nunca se descarte que, dentro de cada uno de nosotros, haya una semilla de valor que permita superarse. Ocurre muchas veces en la adversidad.
Como defensor aficionado de los animales, pienso en que sería imposible explicarle a un ser irracional según el hombre, pero sabio en cuanto su relación con el ambiente, única prueba de inteligencia válida en términos de conservación, lo absurdo del instante en que perecerán por la ambición de un gobernante sin palabra de honor en asuntos electorales.
Recuerdo la lectura de los poetas chilenos en la Plaza de la Constitución como rechazo al indulto, una forma válida de expresarse. La consecuencia requiere acción, pero es importante que la ciudadanía posea una amplia gama de recursos para manifestarse.
De todas maneras…
¡A salir a las calles las veces que hagan falta!