Jorge Videla y Luciano Menéndez, miembros de la Junta Militar que impuso el terror en Argentina entre los años 1976 y 1981, fueron enjuiciados en Córdoba y condenados a cadena perpetua por haber cometido delitos de lesa humanidad.

Los ex miembros de la Junta Militar Argentina, Jorge Videla y Luciano Menéndez, que gobernó con el terror entre 1976 y 1981, fueron enjuiciados por un Tribunal de Córdoba y condenados a cadena perpetua por torturas y asesinatos en contra de disidentes del régimen militar que encabezaban las autoridades de las Fuerzas Armadas trasandinas.

Los cargos por los que estarán hasta su muerte en prisión, son haber secuestrado, torturado y fusilado a 31 detenidos políticos que fueron llevados a una cárcel pública por ser disidentes del régimen, y posteriormente ejecutados dentro de la instalación penitenciaria.

La condena es considerada histórica por el rango de los militares afectados y fue celebrada entre llantos y efusivos abrazos por el público que asistió a la audiencia, entre los que destacaban asociaciones de derechos humanos, famliares de los ejecutados y el Premio Nóbel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel.

El Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la República Ché, Julio Alak, dijo que la sentencia es ejemplar y que en Argentina no existe otro sitio para los genocidas que la cárcel. “Esta tarde, quienes se arrogaron la facultad de decidir quién vivía y quién moría, y ejercieron esa potestad ilegal con inhumana discrecionalidad para servir a siniestros objetivos, han recibido justo y ejemplar castigo después de haber gozado de todas las garantías del debido proceso que establece la Constitución Nacional”, añadió el ministro Alak a los medios que cubrieron el juicio.

Más sobre el Dictador Jorge Videla en Wikipedia.