Crisis del gas y cambios de gabinete gatillaron aumento de la desaprobación, que llegó a superar el 52% durante la semana de paro en Magallanes, la renuncia de Jaime Ravinet a Defensa y el cambio de otros tres ministros del gabinete. El mes pasado el Mandatario obtuvo un 47% de aprobación y un 43% de rechazo.

Seis puntos porcentuales bajó la aprobación del Presidente Sebastián Piñera durante el mes de enero, según consignó hoy en la mañana la última entrega de la encuesta Adimark. Así, el mes recién terminado dejó a Piñera con apenas un 41% de aprobación y un 46% de desaprobación, lo que significa la primera vez durante su mandato que aparece más desaprobado.

En esta instancia, la crisis producida por el anuncio del alza en la tarifa del gas en Magallanes le pasó la cuenta a “la nueva forma de gobernar” porque justamente la semana de paro la desaprobación subió como espuma a un 52%. Además, su credibilidad cayó de 52% a 46%.

Las razones parecen ser las mismas. La segunda semana de enero tuvo además la conflictiva salida de Jaime Ravinet de Defensa, el único miembro del gabinete venido desde la Concertación, y sólo un día después el cambio de sus ministros de Energía, Ricardo Raineri; Trabajo, Camila Merino; y Transportes, Felipe Morandé. De hecho, Piñera tuvo que echar mano a las figuras con mayor capital político desde la alianza y reclutó a los ex senadores Andreés Allamand y Evelyn Matthei. Sólo la aprobación de la reforma educacional, impulsada por el ministro Lavín, logró revertir algunos puntos de la baja.

Así, Magallanes da luces de ser el primer gran conflicto ciudadano que le pasa la cuenta a Piñera, pues la aprobaciónen regiones bajó 9% en relación a diciembre llegando en enero a 42%. En Santiago bajó sólo 2 puntos, a la espera de los efectos de las nuevas alzas del Transantiago ejecutadas la última semana y que se repetirían a fines de febrero. Todo esto sin alcanzar a medir el impacto del aterrizaje que debió realizar la semana pasada en un helicóptero, en el sector de Quilicura bajo, cerca a Cobquecura, en medio de sus vacaciones.

También hubo bajas en los atributos personales del presidente, pero la mayoría lo sigue posicionando sobre el 50%. Las excepciones en este ítem son los atributos de “genera confianza” (49%) y “es creíble” (46%).

En tanto, los ministros con mayor popularidad siguen siendo el biministro Laurence Golborne (84%), seguido por el ministro de Cultura, Luciano Cruz-Coke, con 72% y el ministro de Educación, Joaquín Lavín, con 68%.

Por otra parte, los partidos tampoco parecen mejorar sus niveles frente a la ciudadanía pues la Concertación de partidos por la democracia bajó su aprobación a un 26% y un 59% desaprueba su gestión como opositor al gobierno, mientras la Alianza marcó un 38% de aprobación con un 48% de rechazo.