La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas cautelares al pueblo indígena Rapa Nui ante los actos de violencia e intimidación que sufren por parte de la fuerza pública en el marco de manifestaciones y desalojos en la Isla de Pascua, en Chile.La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) explicó hoy que concedió las medidas el pasado día 7 y en respuesta a una solicitud que alegaba que la vida y la integridad del pueblo Rapa Nui estaban en riesgo por estos actos violentos.

La CIDH solicitó al Estado de Chile que ordene inmediatamente el cese del uso de la violencia armada en la ejecución de acciones estatales administrativas o judiciales contra miembros del pueblo Rapa Nui, incluyendo los desalojos de espacios públicos o de propiedad fiscal o privada.

Pidió además que garantice que la actuación de agentes del Estado en el marco de las protestas y desalojos no ponga en riesgo la vida o la integridad personal de los miembros del pueblo Rapa Nui y que informe a la CIDH en un plazo de diez días sobre la adopción de las medidas cautelares y que actualice esa información periódicamente.

El pasado día 6, el ministro de Interior chileno, Rodrigo Hinzpeter, advirtió a los habitantes de Isla de Pascua que mantienen ocupados terrenos que consideran ancestrales, de que serán desalojados si no se llega a un acuerdo.

Los isleños, que pertenecen a la etnia rapanui, nombre con el que también se conoce a este territorio del Océano Pacífico, reclaman la devolución de terrenos ancestrales que en la actualidad albergan dependencias de organismos estatales.

Las ocupaciones comenzaron hace cuatro meses, cuando el Gobierno de Sebastián Piñera nombró como gobernador a Pedro Edmunds Paoa, quien finalmente renunció el 10 de agosto.

Los pascuenses, que habían facilitado tierras para la construcción de edificios públicos, emprendieron estas movilizaciones al conocer que, al parecer, Paoa formaba parte de un grupo económico que supuestamente tenía intenciones de adquirir esos terrenos.

Las ocupaciones se tornaron violentas cuando al menos 23 indígenas resultaron heridos y seis personas fueron detenidas tras el desalojo del centro cívico de Hanga Roa, la única localidad de esa remota isla, según informó a Efe Edi Tuki, uno de los familiares de los pascuenses heridos.

Tras el desalojo fueron difundidas una serie de fotografías que reflejaron el nivel de violencia del enfrentamiento, que será investigado por la Fiscalía militar.

Los pascuenses decidieron en consecuencia recurrir a la CIDH para solicitar medidas cautelares.