A casi un mes de las marchas en Magallanes por el anuncio del alza en las tarifas del gas, el conflicto sigue al interior de la Empresa Nacional del Petróleo (Enap). Según informó el sindicato de trabajadores, ya se habrían cursado invitaciones a 11 empresas extranjeras a presentar ofertas para explotar en cinco bloques ya definidos por la petrolífera donde se encuentran 493 pozos
perforados y 22 activos en producción.

Los dirigentes nacionales pidieron que el gobierno haga entrega de recursos a Enap “para que la empresa sea la que lleve adelante el desarrollo de los Ceops (Contratos Especiales de Operación) para lo cual necesitaremos, en primer lugar, el apoyo de los parlamentarios y llevar este tema fuertemente al parlamento donde es la única alternativa de poder revertir esta propuesta que lo
único que busca es privatizar Enap”.

En octubre pasado, el entonces ministro de Energía y miembro del directorio de Enap, Ricardo Raineri, anunció que se entregarían nuevas áreas de exploración de hidrocarburos a capitales privados entre marzo y abril de 2011. “Estamos con un programa bastante avanzado, las próximas semanas esperamos poder anunciarlo y eso va a considerar los posibles asociaciones de Enap con capitales privados, que permitan explotar los recursos gasíferos de aquí de la región”, dijo en esa oportunidad el ahora miembro del consejo directivo del SEP (Sistema de Empresas Públicas).

Así, de acuerdo a lo informado por los dirigentes sindicales, la petrolífera estatal ya envió las invitaciones para explorar los bloques Isla Norte, Campanario, Flamenco, San Sebastián, Lago Mercedes y Marazzi, todos ubicados en la isla Tierra del Fuego.

Pero el sindicato reveló más información respecto a las explotaciones. Según Alejandro Avendaño, un estudio encomendado por la Enap a la Consultora Boston Consulting Group (BCG) , concluyen que la empresa estatal “debe potenciar el área de exploración y producción de petróleo porque es el negocio más rentable, pese al elevado costo y mayor riesgo como también el gas, pero hoy se sigue debilitando el plan de exploración por falta de capital”.

De hecho, el estudio habría recomendado que Enap considerara la distribución directa de combustibles a través de estaciones de servicio e implementar liberaciones impositivas de parte del Estado, entre ellas, el arancel de 6% a los crudos importados, los subsidios y la necesidad de stock.

Finalmente, los dirigentes sindicales coinciden en que esta empresa “no es del gobierno de turno” y alertan a los magallánicos que con el gas en manos mayoritarias de privados sí se ajustaría a valor de mercado. “Enap no está en venta”, aseguraron.