Muchas personas han protestado por la aprobación del proyecto de mina de carbón a tajo abierto en isla Riesco, uno de cuatro proyectos que se encuentran en carpeta, el primero en ser aprobado por el ejecutivo, sin importar las protestas de un grupo de personas: artistas, intelectuales, medioambientalistas, y un gran número de ciudadanos que ven con estupor  e impotencia como la variable económica se antepone a los intereses éticos que conlleva el hecho de ser humano.

La muerte de un número significativo de flora y fauna del lugar (puma, huemul, cóndor, ballena jorobada, etc ) es uno de los efectos negativos a corto plazo más nombrado. 75 estadios nacionales será la superficie que abarcará el “tajo” desde donde se extraerá el carbón, lo que obviamente afectará la atmósfera, el mar, lagos y lagunas, además de una gran cantidad de napas subterráneas, afectando el medioambiente y matando literalmente la vida en este lugar.

Sin embargo, al parecer nadie ha notado los efectos que tendrá un proyecto como éste en la temperatura de la antártica, provocando un notorio aceleramiento (y) el derretimiento de los grandes glaciares, lo que afectará el clima de nuestro país en forma notoria; al parecer lo sucedido en Australia y Brasil son muestras de cambio climático que a nuestro políticos y sus asesores no les importan.

El fantasma del apocalipsis se disfraza de empresas cuyo objetivo principal sólo es obtener ganancias, pasándose por “la raja”, tu vida, la mía y la de nuestros hijos, como ellos tienen aire acondicionado y calefacción central, no les preocupa.

El primer palo es para nuestro presidente, “su excelencia”, Sebastián Piñera. ¿Cómo culparlo de tener una mentalidad empresarial? ¿eso no es lo que querían aquellos que votaron por él? Pero esto sería un simplismo redundante, personalmente no creo que su C.I le dé para tanto.

Mi memoria histórica acusa algo curioso, entre 1996 y 1997, bajo el mandato de Eduardo Frei Ruiz – Tagle, se cerraron las grandes minas de carbón en la VIII región, principalmente en Lota, lo que produjo una cesantía y hambruna enorme en la población, lo que se ocultó bajo eufemismos como “reconversión”, “subsidios de capacitación” y una serie de conceptos nuevos y vacíos.

Si el argumento central aquella vez fue la inutilidad de un combustible como el carbón en una sociedad moderna, asociado al costo beneficio, que hacía inviable continuar con la extracción, debido a que el carbón ya no se utilizaba en las grandes industrias, además del efecto contaminante que tenía. ¿Por qué ahora se vuelve a ese combustible? ¿Por qué el carbón se transforma en un combustible “necesario”?, ¿Por qué hacerlo en Punta Arenas teniendo en cuenta el impacto que tendrá?

Creo que la clave está  en averiguar quiénes son los accionistas de las grandes empresas que llevarán a cabo el proyecto, además de averiguar a qué personas naturales y jurídicas pertenecen esos terrenos. Si el presidente Piñera, El ex presidente Frei, y varios políticos aparecen en las nóminas sólo sería otra ejemplo más, aberrante y desgarrador, de que vivimos en una monarquía trasvestida de República. ¡Mientras Edmundo se roba la tele, se busca al nuevo entrenador de la televisión, Colo – colo está en crisis y una serie de pelotudeces que la industria cultural ha puesto para atrofiar tu cerebro!

¡¡¡¡¡¡¡¡DESPIERTA!!!!!!

César Maureira Martínez.

Doctorado En cultura y educación.

Licenciado en educación.

Profesor de Estado en Historia y Cs Sociales