En esa cuerda, Pablo Zúñiga nos comenta que Patricia Maldonado de lejos se ve igualita a Elton John. “Por lo tanto, tiene un buen lejos”, sentencia. Felipe Avello agrega que le impresionó conocer a Arenita por sus rodillas, que -como “dos grifos”- parecían más propias de una señora de sesenta años que de la proclamada “reina de los pokemones”.

Pero en esta entrevista Avello y Zúñiga fueron mucho más allá. Estos amigos, condenados a ser eternamente comparados, hablaron de Chile y su futuro.

The Clinic: ¿Cuál es su análisis del año 2010?

Pablo Zúñiga: A ver, todo el mundo hace una asociación a que el año 2010 fue un año de catástrofes y de problemas de ese tipo, muy trágicos. Fue un remezón que marcó la pauta para el año, que terminó siendo bastante complejo, dificultoso para poder concretar proyectos, porque todo el mundo terminó con miedo de vivir en departamentos en altura. Se generó una verdadera psicosis colectiva en este 2010, que a mí me parece que fue lamentable.

Felipe Avello: Para mí fue súper mal año también. En términos laborales, un poco mejor porque volví a trabajar en un espacio en donde me sentía cómodo y me fue bien a mí.

Z: ¿Cuál?

A: En el SQP. Pero en el resto fue un súper mal año para mí en términos personales.

Z: ¿Pero este año conociste a la que es tu mujer?

A: No, nos conocíamos de antes. Pero en general, un súper mal año. Tuve algunos problemas familiares y empecé a viajar todos los fines de semana a Concepción donde viven mis papás. Entonces, fue súper raro porque ya me había asentado en Santiago y fue como volver a vivir en Concepción y acá. Por eso lo califico como un año pésimo.

TC: ¿Cómo creen que Sebastián Piñera manejó las situaciones que vivimos el 2010?

A: Creo que se ha manejado relativamente bien, tanto en el terremoto, como los siguientes sucesos. No siento que las críticas que se le han hecho a su gobierno sean tan válidas. Las que vienen de la Concertación sobre todo, creo que se han fijado demasiado en cosas casi irrelevantes y divertidas, como que hable mal, que en los discursos se equivoque. Me parece sólo anecdótico. Creo que no lo ha hecho tan mal como la gente podría haber pensado, y creo que lo va a seguir haciendo mejor y le deseo toda la suerte al presidente Piñera, porque si a él le va bien, nos va a ir bien a todos.

Z: ¿Por qué hablas como si tuvieras mucho léxico?

A: Para ordenar más las ideas, porque o si no se me ocurre cómo terminar.

Z: Pero ocupas palabras que nunca había escuchado decir.

A: Es que esas las ocupo cuando quiero decir algo que no estoy pensando. Porque no son temas que habitualmente los hable, los discuta. No me junto con mis amistades y digo “Oye, cómo fue el año”. No. Por eso que me cuesta un poco más y lo refuerzo con palabras que tampoco son tan rebuscadas.

Z: Yo en general te he escuchado hablar como más flaite.

A: No, hablo de manera más coloquial, porque no hablamos estos temas.

TC: ¿Se puede hacer humor en un año como el 2010?

A: Sí, por supuesto. Hay que tener la inteligencia para hacerlo, porque se puede hacer humor hiriendo susceptibilidades, pero hacerlo sin herir y manteniendo lo divertido se puede, yo no he logrado hacerlo. Me acuerdo que el SQP salió al aire dos días después de lo de los mineros y me las arreglé para decir cosas que me dejaron súper conformes. Divertidas. Con el terremoto igual…

Z: ¿Perdón, pero cómo qué por ejemplo?

A: No me acuerdo en estos momentos, pero cosas que en el momento eran muy duras, como que los mineros abajo se comieron al boliviano, por ejemplo. Ahora es casi cliché, pero dos días después de que pasara la desgracia, o cuando no se sabía qué era de ellos…

Z: Bueno, yo también lo aproveché para hacer humor. Twitter yo creo que se llenó de frases muy divertidas. Yo en Mira Quién Habla, me acuerdo que en un momento la Patricia Maldonado bostezó y aproveché para mandarle un saludo a los mineros para abajo.

Eso lo subieron a Terra y después empecé a mandarle cosas a los mineros cada vez que la Patty Maldonado bostezaba, celulares con un cordel para abajo. Entonces, algo que parece muy grave muy trágico, se termina haciendo un poco de humor, humor del bueno que tanto necesitamos.

A: A mí no me gusta hacer humor en Twitter, porque está toda la gente tratando de decir cosas divertidas e ingeniosas y yo, pese a que me gustan mucho las redes sociales, las uso muchísimo, pero no para hacer chistes porque me parece súper fome que todos estén tratando de hacerse los divertidos. Es súper cargante. Me acuerdo que vi que Pablo había escrito esto de la Patty Maldonado y (gesto de fome) ohhh. No porque no sea divertido, si puede ser divertido también, pero era como tan hinchador, esto de la Patricia Maldonado, que la boca grande y todo eso. Con todo respeto por Pablo, porque puede ser muy divertido, de hecho es divertido, pero me parece un poco majadero hacerlo, sobre todo en Twi…

Z: (Interrumpe) ¿Y qué twitteabas tú?

A: Yo puse… eh… “Suerte a todos los mineros…. Eh… que bonito que nos unamos como país y que logren salir con vida”.

Z: Pero eso es chistoso también.

A: Eso es más chistoso. Y la gente me ponía “deja de burlarte”. Ahí dije, “el chiste está hecho”. Lo terminó la persona. “Deja de burlarte”, cuando no había nada que indicara que me estaba burlando.

Z: Lo que pasa es que Felipe, hay que reconocerlo, es un tipo que va mucho más adelante que nosotros.

A: Nooo, tampoco.

Z: Sí, va un poco más adelante. Entonces, logra este tipo de frases para que la gente las termine.

A: No, quise hacer un chistecito no más. Pero quise hacer un chistecito bueno.

Z: Pero terminó siendo, prácticamente, una verdadera comedia de Twitter. Hay que reconocer el talento de Felipe en ese sentido.

PIÑERA

TC: Volviendo a Piñera, ¿por qué creen que se ha desplomado en las encuestas?

A: Creo que es porque la gente no lo quiere. No lo encuentran simpático, no le tienen el cariño que le tienen a la Bachelet. Entonces no hay cariño y como la gente, por las encuestas, al parecer se manejan por el cariño…

Z: La gente, la masa, no logra todavía separar este Presidente que anda en helicóptero, que es empresario, que es dueño de una de las líneas aéreas más importantes de Sudamérica, que era dueño de un canal hasta hace poco. Entonces a la gente le choca este presidente empresario que se ha condoreado harto también. Digámoslo. Se ha manejado bien en las crisis pero también se ha condoreado harto. Entiendo que una vez pasó por arriba del estadio de Colo Colo en el helicóptero. Esas cosas chocan y repercuten en las encuestas.

A: Yo creo que porque no es auténtico, y la gente cacha que es fingido.

TC: ¿Tú lo conociste en CHV?

A: Sí, y lo entrevisté en dos oportunidades.

Z: Y fue muy auténtico.

A: Sí, muy auténtico. No, mira, me llamó. Yo no lo conocía, fue el 2005, cuando se postuló. Y se consiguió mi celular y me llamó para preguntarme de qué iba a tratar la entrevista, entonces para mí fue, más que halagador, intimidante porque chuta, no me había pasado. Había entrevistado a Lavín antes y había sido súper divertido porque él fue profesor mío en Concepción y llegó con las notas y se armó algo divertido. Yo no quería incomodar a ninguno y Piñera me llamó y me dijo “¿cuáles van a ser las preguntas?”. Yo dije, éste viene en serio.

TC: ¿Ya era dueño del canal?

A: Sí, hace poco tiempo, pero yo le tenía algo preparado. En un momento le dije “señor Piñera, yo le tengo una sorpresa” y saqué una pequeña radio. Yo había visto que no se hablaba mucho del tema de la radio Kioto, y estar sacándola en un programa en vivo era como rememorar la hueá. Ahí yo lo notaba muy serio. Enciendo play y era un jingle que le había hecho con un tecladito, que era “Sebastián Piñera tun tun tun, Sebastián Piñera tun tun tun, Sebastián Piñera tun tun tun”, y al final decía “Sebastián Piñera, es millonario pero no roba, no roba, roba, no roba, no roba…” haaarto rato, y él me mira y me dice “Páralo, páralo”, me miraba fijo y me decía “Páralo, páralo”, me lo decía despacito como para que no escucharan los demás. Esa fue mi experiencia con Piñera y nunca más he sabido de él.

LA KIOTO

TC: A propósito del asunto de la radio Kioto, Pablo, tú que trabajas en Mega, ¿sabes dónde quedo esa radio?

Z: No se sabe dónde está, pero me imagino que debe estar en algún lugar importante o fue detenida desaparecida, porque no me consta que esté en algún lugar físico.

A: Es que eran los primeros años de esta débil democracia, ahora sería impensado que un director de un canal aparezca y haga lo que hizo.

Z: ¿Pero no tendrán esa radio Kioto, así como tienen el papelito de los mineros, plastificada, en Mega?

A: Puede ser

TC: Ahora, ¿para esa época, esa radio era un lujo o Ricardo Claro se cagó un poco al comprar la radio?

Z: Creo que se cagó un poco, porque en esa época ya había radio doble casetera, que era la Goldstar, que te permitía grabar desde la radio al mismo casete y también traspasar de un casete a otro. Tú te conseguías un Maxell o un TDK y ponías un casete virgen en el otro lado y podías hacer una copia y Ricardo Claro, demostrando lo austero que era, sacó una radio Kioto de una sola casetera.

A: ¿Pero cómo nadie reclamó? ¿Cómo nadie en Chile dijo “pero cómo está haciendo eso con esa radio penca”?

Z: Porque en esa época, la mitad de Chile era él. ¿Entonces, cómo iba a reclamar?

A: Yo hubiera reclamado si hubiese estado en la mesa.

Z: Pero hubiera sido insignificante ese reclamo. Te creo que le hubiese reclamado un Angelini, un Luksic, pero un “Avelo”… Rasca, poh. Pero es interesante saber dónde está esa Kioto. ¿Tú tienes alguna teoría?

A: No, pocos años yo trabajé en Mega y la busqué pero ya no estaba. La iba a buscar siempre a utilería porque yo trabajaba en producción de Mecano, pero no, no la encontré.

Z: Yo lo que supe es que hace un tiempo ofreció una cierta suma de dinero por esa radio, yendo al canal, Rodolfo Roth. La quería tener por un tema que él está vinculado a la música, pero no prosperó esa oferta, entiendo.

SQP Y MQH

TC: Ambos trabajan en farándula, ¿Se llevan bien con sus compañeros de labores?

A: Yo me llevo súper bien, aparte los conozco ya hace varios años, los he visto crecer profesionalmente…

TC: ¿Los aconsejas?

A: De repente, a los más jóvenes, a los nuevos,

Z: ¿Te piden consejos?

A: No, pero se los doy igual. Por ejemplo, tengo un amigo en el programa que se llama Juan Pablo Queraltó, un periodista nuevo. Lo aconsejo para que no caiga en hueás repetidas. De repente hace como que pelea con Ítalo Pasalacqua y le digo “medio repetido eso, hazte como el aliado de él, que es menos repetido”, pequeños tips que doy humildemente para que también salga bien mi trabajo.

Pero en general me llevo súper bien con la gente con la que trabajo, y me han dado el espacio igual, porque cuando llegué a esos programas no tenía el espacio, querían que fuera como opinólogo y yo no quería hacer eso, porque todavía no ese concepto de hacer sólo comentarios divertidos, sino que había que ser serio, tener salidas ingeniosas y de repente algo divertido y empecé a tirar hueás que fueran sólo divertidas. Entonces se armó ese espacio. Después, en el programa de la competencia llamaron a Pablo para que cumpliera el rol que había hecho yo. Ahora hay un rol establecido así y estamos todos súper contentos con eso.

TC: ¿Ustedes se encuentran como equivalentes?

A: Sí, yo a él lo encuentro bien parecido a mí. En el trabajo, en el humor. Pero Pablo es más irónico… Es más lento igual, yo soy más rápido. Pero Pablo es súper cómico.

Z: Pero yo soy más ahueonao.

A: No, no, no… más lento y que va bien para el ritmo de los lugares…

Z: Es que tampoco me puedes pedir mucho porque en el caso mío, los panelistas con los que comparto tampoco puedo ir muy rápido. Tengo a Giancarlo Petaccia…

A: Sí, es el peor escenario…

Z: Ojo, que es un gran tipo, Petaccia me ha ayudado muchísimo y todo, pero Petaccia está más preocupado de afeitarse el pelo y…

A: (Interrumpe) Cómo Petaccia va a ser un gran tipo. Puedes decir es un tipo que hace un trabajo, hace un buen trabajo, pero no un gran tipo. Gran tipo es Benito Baranda. ¿Cachai?

Z: ¿Tú sabes cuántos eventos discotequeros ha hecho de los cuales una parte de esa platita va a una fundación Giancarlo Petaccia? ¡Gran tipo! No sabemos las cosas que hace Petaccia escondido.

A: Pero por lo que sabemos de él públicamente, no lo defino como gran tipo.

Z: Lo que sabemos de Giancarlo públicamente es un tema… que claro no se ve en ese sentido la parte social, pero sí es un gran tipo para mí. Viviana Nunes también es una gran mujer que está viviendo el tema de la menopausia ahora y eso la tiene un poco más complicada. Y eso le ha hecho cambiar sus estados de ánimo respecto de mí. Pero Viviana Nunes, gran mujer ¡Gran mujer! Yo diría: Madre Teresa de Calcuta y Viviana Nunes. Bueno del resto, Andrés Mendoza es un muchacho que dejó el neoprén y es panelista hace algún tiempo. Gran muchacho.

PODERES ECONÓMICOS

TC: Luksic acaba de llegar al 13. ¿Ustedes saben algo de él? Aparte de que es millonario.

A: Yo estoy investigando sobre los poderes económicos y estoy en una campaña en Twitter en contra de los Angelini y los Von Appen, que son dueños de todo el sur y los Angelini qué decir. Ahora van a explotar unas minas cerca de Punta Arenas, van a destruir todo lo que hay por allá.

TC: ¿Y ha funcionado la campaña?

A: No, todavía no. Es que todavía no se comienza a desarrollar. Estoy haciendo los videos, estoy con mi equipo trabajando.

Z: ¿Y les van a afectar esos videos?

A: De a poquito, sí. Porque la gente que me sigue en Twitter son niños que ven el Diario de Eva, señoras que ven SQP, entonces ellas no saben de esto. Es un buen canal para informarles. Entonces, leo para poder contárselo a ellas que no tienen esa posibilidad. Por eso me leo todos los libros de Raúl Sohr, porque la gente que me ve no podría estar viendo a Raúl Sohr, dirían “viejo pesado y fome” y cambian la tele. En cambio yo si me leo el Chao Petróleo y después tiro un chistecito en el SQP, estoy haciendo un buen trabajo. Amigo Pablo, usted sígame.

Z: Es que yo no tengo idea ni quién es Raúl Sorrr, entonces difícilmente te podría seguir.

A: Raúl Sohr, no Raúl Sorrrr.

Z: ¿Raúl Solf? Bueno, con el caso de los Luksic siempre me llamó la atención que en Canal 13 siempre existió un Banco de Chile adentro, una sucursal del banco en el canal, en el segundo piso. De a poquito, Luksic se empezó a meter. Siempre me pareció sospechosa esa sucursal dentro en donde tú podías cobrar cheques, donde se generaban grandes transacciones… El mismo Eduardo Fuentes -no tengo nada con Eduardo Fuentes- cobraba su sueldo ahí… Me acuerdo de haber estado en la fila y Eduardo me dijo “permiso” y cobró su cheque primero y yo esperando con mi boletita de honorarios. Me pareció sospechoso ese accionar de los Luksic de agarrar de a poquito el canal, hasta arrasar hasta con la porción de la Iglesia Católica.

A: Pero es difícil que pueda pasar algo con eso. Jorge González, cada vez que viene habla en contra de los poderes económicos y después se va y no pasa nada. Yo con mi columna que quiero hacer en el Twitter ¿qué va a pasar? Nada, tampoco. ¿Qué podemos hacer para que los grupos económicos no controlen todo si lo controlan todo?

ALFEÑIQUES

A: ¿Y tu jugaste fútbol? ¿Juegas a la pelota?

Z: Me encanta. No… Jugué algún tiempo. Soy zurdo, pero no era tan bueno. Me gustaba más la posibilidad que tenía de acceder a modelos, a los autos ricos y la plata. Pero era malo.

A: Yo era el más malo del curso. De todos los cursos. Tenía un compañero que era más malo, pero tenía problemas. Pero sacándolo a él, que tenía problemas, yo era el más malo. Entonces me dejaban al último. Y, para los niños, jugar bien a la pelota es un rasgo que da estatus. Como yo era el más malo, me molestaban. Me decían “fleto”. No por ser homosexual, ni nada, sino que por ser malo para la pelota. Era malo para la pelota y mal alumno, entonces era poco cotizado.

Z: ¿Y no te gustaba la parte en que se cambiaban de ropa en los camarines y todo eso?

A: No. De hecho, no me cambiaba con los compañeros.

Z: ¿Por qué?

A: Porque me molestaban. Entonces no quería estar con ellos, más encima en la instancia en que me iban a ver en pelotas.

Z: ¡Que fleto!

TC: ¿Y dónde te cambiabas?

A: No. No hacía educación física. Inventaba resfríos. Me eximí.

Z: ¿No te duchabas ahí, con ellos?

A: No, porque no hacía educación física. Porque me molestaban porque era malo para el fútbol. Un semestre hicimos voleibol. Y cuando tenía que sacar, sacaba mal. Entonces mis compañeros me decían “córrete”. En el cambio que hacen (rotación) yo trataba de pasar. De nunca sacar. Era toda una mala experiencia.

Z: Mira, yo era muy malo para la gimnasia. Siempre trotando era el último. Siempre. Y siempre con el dolor acá. Y no me decían fleto, pero me decían maricón.

A: Ah, mentira. ¡Igual que mi anécdota!

Z: No, porque a mí me decían maricón.

A: El mismo concepto.

Z: De hecho, de repente había clase de básquetbol. A mí me tocaba sacar y siempre sacaba chueco. Y cuando rotaban me decían “córrete” y nunca me tocaba sacar.

A: ¡La misma historia mía!

Z: Lo mío era básquetbol.

A: Lo mismo. El mismo sentido, hueón. Bueno, lo mío efectivamente si fue verdad. Y me eximí.

Z: Yo me eximí también. Era muy malo para el deporte. De hecho, hasta el día de hoy no hago ejercicio.

A: No. Yo ahora sí. Tres veces por semana troto. Así que estoy semi en forma.

Z: Y ahora estoy yendo al gimnasio tres veces por semana, para mantenerme con un buen estado físico.

A: ¿Igual que yo? Ja-ja. Delirante, Pablo.

ETS

Z: Felipe, ¿has tenido o has pasado susto por padecer o creer que padeces una enfermedad venérea? Me contaste una vez que te había salido una manchita en el sector púbico.

A: Sí, me salió una especie de hongo. Pero, investigando, que era por mal secado. Porque en la mañana, por apurado, las partes de acá no me secaba tan bien. Y se produjo un hongo feísimo, muy difícil de sacar. Pero no fue por venéreo. Fue por mal secado.

Z: ¿Pero pasaste susto? ¿Pensaste que había sido quizá algo de tu vida licenciosa que finalmente repercutió en una enfermedad venérea que se tradujo en una mancha?

A: Claro. Nunca he tenido una vida tan licenciosa. Pero sí, antes fui un poco promiscuo. Antes… Antes. Hace años.

Z: ¿Qué es para ti haber sido un poco promiscuo? Define qué significa.

A: Estar con hartas mujeres. Tratando de estar con el mayor número de mujeres posible. No, no a la vez. Diariamente. De hecho en un momento febril yo decía: “tengo que estar con una mujer distinta todos los días”, en una distorsión de lo que es la felicidad y la relación de pareja. Pero uno estaba empeñado en eso. Llámalo inmadurez, llámalo como quieras. Y entonces ahí fui un poco promiscuo. Aunque siempre cuidándome. Pero eso quedó atrás hace dos, tres años, sino más.

Z: Tengo un par de preguntas más, súper en serio.

A: Si es en serio.

Z: ¿Crees que algún día un canal de televisión te va a llamar para que leas las noticias? Sí, no, por qué…

A: Yo creo que la tendencia indica que, cada vez más, mi estilo en televisión se está acercando al del conductor de noticias. Te explico: Antes el noticiero lo leía un locutor que no opinaba. De a poco se fue cambiando y cada vez aparecieron más noticias chistosas, noticias folklóricas, en el sentido de noticias anecdóticas, que es a lo que yo me dedico hace años, a hacer un periodismo anecdótico, entretenido y divertido. Nos vamos acercando. Nos vamos acercando.

Z: ¿Cuándo va a pasar eso?

A: Es que los medios cambian de manera tan vertiginosa, que no sé qué va a pasar en un par de años más.

Z: Finalmente, con una mano en el corazón… que se esboce una pequeña sonrisita si lo que digo te agrada… ¿Te halaga, te sube un poco el ego, saber que mucha gente me dice a mí: “te pareces a Felipe Avello, tienes algo de lo que él tiene”? Sintiendo de que has trascendido. Una pequeña sonrisita y sabría que te vanagloria.

A: No. Me incomoda un poco. De hecho, pensar que me voy a juntar contigo… y es un poco incómodo. No es alagador, para nada.

Z: Pero un poco como diciendo: has trascendido, hay algo de mí…

A: (Interrumpe) No, porque si eso se tradujera, si esa especie de piropo, por llamarlo de alguna manera, se tradujera en un buen trabajo, en una buena tribuna donde yo pudiera crear los contenidos que me interesan… Puta, quizá diría “puta, que bueno”. Me alegraría. Pero si eso no se traduce en nada, no se tradujera en antipatía de tu parte, que eres una persona que yo aprecio, entonces la hueá me molesta.

Z: ¿Por qué decis hueá, si estamos con cierto léxico?

A: Porque me apasioné.

Z: O sea, respétame y te respeto, culiao.