“Hay millones de negros que podrían llegar al Mediterráneo y luego saltar a Francia e Italia si Libia deja de garantizar la seguridad” dijo el cuestionado líder libio ante la constante presión internacional para que deje el poder.

Muamar Gadafi ha enviado otro recado a los Gobiernos europeos mientras libra la batalla más importante para permanecer al frente de Libia tras 42 años de poder ininterrumpido. En una entrevista con el canal de televisión France 24, el coronel libio ha advertido a las potencias occidentales de que él juega un papel determinante a la hora de contener la propagación de Al Qaeda y las oleadas masivas de inmigrantes ilegales con destino a las costas europeas.

“Libia juega un papel vital para la paz en la región y en el mundo entero”, ha dicho. “Somos un importante socio en la lucha contra Al Qaeda”, ha añadido. “Hay millones de negros que podrían llegar al Mediterráneo y luego saltar a Francia e Italia si Libia deja de garantizar la seguridad”.

Los Gobiernos occidentales han condenado con dureza durante las últimas semanas al régimen de Gadafi por la represión ejercida sobre la población sublevada. Muchos líderes extranjeros han reclamado la aplicación de sanciones y el final de su sangriento régimen.

La UE ya ha dado pasos en este sentido, en paralelo a la presiones diplomáticas que se incrementan para frenar la crisis humanitaria en el país magrebrí. Pero en el pasado reciente, gobiernos del sur de Europa como Italia han recurrido a la ayuda de Libia para frenar el flujo de subsaharianos a Europa. También ha habido cooperación en la lucha contra el terrorismo de Al Qaeda. Y eso es lo que Gadafi trata ahora de explotar para romper el frente común diplomático contra su Gobierno.

Nota completa en El País