A pesar de los anuncios de posnatal y bono bodas de oro, de recibir por casi 24 horas al presidente de Estados Unidos y de ser recibido con honores en una gira por Europa, el Presidente no logró repuntar en las última encuesta y se mantuvo con los mismos niveles de aprobación y rechazo. La medición de confianza y credibilidad en el mandatario se ubican por debajo del nivel neutro. El transporte público, en tanto, sigue siendo el segmento peor evaluado.

Se suponía que iba a ser el mejor mes de su gobierno. Pero no. Ocho semanas de peleas entre los partidos de la coalición de Gobierno, enfrentados por la acusación constitucional contra la ex intendenta del Biobío, Jacqueline Van Rysselberghe, y la constante alza en el precio de las bencinas, le pasaron la cuenta al “Gobierno de los mejores”, que sigue sin repuntar en las encuestas.

Así lo muestra la última encuesta Adimark, que revela que el 42 por ciento de respaldo de febrero se mantuvo durante marzo, al igual que su rechazo, que se instala en 49 por ciento. Variaciones que no son estadísticamente significativas respecto a las últimas cifras y en el cual el resultado neto señala que las buenas noticias fueron opacadas por las negativas, según explica la misma empresa de sondeos.

Todo esto a pesar de que fue un mes con mucho jaleo, en el que el mandatario centró su artillería en los anuncios de corte social. En los últimos 31 días Piñera envió el proyecto de reforma del beneficio de posnatal, anunció la rebaja del 7 por ciento de cotización de salud para algunos jubilados, el bono “bodas de oro” para los matrimonios que cumplan 50 años de casados y el del salario mínimo ético.

Según el estudio, los únicos atributos en que el presidente no supera el 50 por ciento son “genera confianza” con 46 por ciento  y “es creíble” con un 44 por ciento.

Por otra parte, el mes pasado Piñera tuvo una intensa agenda internacional que lo llevó  en una gira por Europa y Oriente Medio, y recibió la visita del presidente estadounidense, Barack Obama. Pero nada de eso bastó y las encuestas, que al parecer tienen un valor importante en Palacio, siguen mostrando un rechazo superior a la aprobación.

Transporte y corrupción suben

Tal como se viene dando hace unos años, el transporte público es el área de peor gestión del Gobierno y este mes, arrastrando el alza en precios del pasaje del Transantiago y el Metro, más el repunte en los costos de la bencina, éste ítem bajó en 7 puntos su aprobación quedando en marzo en 23 por ciento. En Santiago, la aprobación para este segmento alcanza apenas un 19 por ciento, mientras que en regiones mejora marginalmente a un 25 por ciento. Nada raro tomando en cuenta que empezando el mes la AFT se comió por unos días la carga más de 50 mil tarjetas BIP!.

Asimismo, el área “Corrupción en organismos del Estado” cayó 2 puntos respecto a febrero (32 por ciento) y se ubicó en 30 por ciento durante marzo, cifra que viene bajando desde diciembre, cuando los número marcaban 43 por ciento, antes del conflicto generado por la ahora ex intendenta del Biobío.

Por otro lado, la evaluación de las relaciones internacionales mejoraron en 8 puntos su aprobación y llegaron a 73 por ciento, probablemente influenciado por la gira europea de Piñera y la visita de Obama.

En tanto, las cifras de los ministros se mantienen en niveles de conocimiento y aprobación, resaltando el alza de la ministra del Sernam, Carolina Schmidt, que por primera vez aparece sobre el 41 por ciento y subió notoriamente su nivel de aprobación de un 58 por ciento a un 72 por ciento.

Así, Laurence Golborne sigue siendo el mejor evaluado con 85  por ciento de apoyo, seguido por Lavín (Educación) quien aumenta 5 puntos y llega a 74 por ciento, y por Cruz-Coke (Cultura) con 73 por ciento. La ministra Matthei también aumenta significativamente su respaldo de 51 por ciento en febrero a 65 por ciento en marzo, mientras que la evaluación del ministro Hinzpeter (Interior) también mejoró llegando a 66 por ciento. En otro ámbito, el ministro Errázuriz, de Transportes, es el único que cae en evaluación con 10 puntos menos que en febrero marcando el 37 por ciento de aprobación.

Concertación a la baja

Por último, las identificaciones con los distintas veredas políticas sigue modificándose. Los chilenos representados por el actual Gobierno subieron cinco puntos, llegando a 36 por ciento, mientras la oposición bajó cinco puntos y se quedó en 37 por ciento.

Además, la aprobación hacia la Concertación sigue cayendo y llegó en marzo a apenas un 24 por ciento , mientras la aprobación hacia la Coalición por el Cambio subió un punto y quedó 10 puntos arriba del bloque de oposición, con 34 por ciento.