Fabiola Contreras, quien hace 13 años vive en Estados Unidos, está involucrada en uno de los mayores escándalos sexuales de Estados Unidos. Según The Detroit News la mujer, acusada de ser parte de una red para reclutar prostitutas en el país del norte, se desempeñaba en la empresa “Miami Companions”, una de las más grandes en el servicio de escorts de EEUU.

La chilena Fabiola Contreras, radicada en Estados Unidos desde 1998, está acusada de formar parte de una de las mayores redes de prostitución de ese país. La chilena, que se inició en el negocio como prostituta, fue tejiendo redes y llegó a ser una de las mujeres de mayor confianza de Greg Carr, su jefe, quien arriesga hasta 27 meses de prisión luego que se descubriera la fortaleza que había construido en este rubro con su empresa “Miami Companions”.

La empresa de Carr, según informa The Detroit News, es una de las mayores organizaciones de prostitución de Estados Unidos. Fue ahí donde Fabiola Contreras pasó al staff de confianza de Carr y se dedicó a reclutar a mujeres para “Miami Companions”, quienes se dedican a ofrecer los servicios de prostitutas para hoteles, hostales y clubes.

Pero su vínculo con la empresa y con su dueño iba más allá de las tareas diarias que le encomendaban. Según la publicación, Contreras tuvo citas con Carr a pesar de que sólo llevaba tres años en la compañía, donde utilizaba el nombre de fantasía de “Antonella” y cobraba una tarifa de 500 dólares la hora.

En Estados Unidos, Carr es conocido como el “El rey del ring sexual”. Durante décadas construyó uno de los mayores servicios de prostitutas del país del norte y en febrero pasado fue detenido en Detroit, donde se arriesga a una sentencia de hasta 27 meses en prisión.

A pesar de los juicios en su contra, el sitio de la empresa todavía sigue funcionando, donde se describe sus servicios como: “Fantástico entretenimiento adulto con Escorts de Orlando. Precios entre 300 y 500 dólares la hora”.

The Chilean Escort

La chilena, según informa The Detroit News, medía tan solo 1.63 metros y pese a no ser de una gran belleza, parecía ser bastante valorada por el público por atributos bastante curiosos. En su tarjeta de contacto de “Miami Companions” se dice que tiene implantes de silicona y un tatuaje. Respecto a sus gustos personales, no soporta la mala higiene y le encantan los masajes.

Fabiola comenzó siendo una Escort más, pero por su buen desempeño y cariñosa relación con el líder de la empresa, fue ascendiendo hasta convertirse en una reclutadora de prostitutas. Actualmente, esta intentando posponer el juicio que se lleva en su contra, argumentando que necesita más tiempo para preparar su defensa. La idea de sus abogados es que el juicio no afecte las posibilidades de Fabiola de permanecer en los Estados Unidos.