La jefa de la Policía de Nicaragua, Aminta Granera, confirmó hoy que un delincuente que identificó como “Alejandro” y que aclaró “no es nicaragüense”, es el principal sospechoso de la autoría intelectual del atentado que cobró la vida del cantautor argentino Facundo Cabral el sábado en Guatemala.

“Este Alejandro, alias ‘El Palidejo’, sí es sospechoso. Todos los cuerpos policiales (de la región) coincidimos en que puede tener que ver con la autoría intelectual” del atentado en el que murió el artista argentino, afirmó Granera a periodistas en Managua.

La prensa de Guatemala publicó el miércoles el relato de un supuesto involucrado en el crimen, que se habría entregado a las autoridades el lunes, según el cual un “nicaragüense” que solo identificó como “Alejandro” había ordenado asesinar al empresario Henry Fariña, quien conducía a Cabral hacia el aeropuerto cuando ocurrió el suceso.

“Sabemos su nombre (de Alejandro) completo, dónde nació, sabemos quiénes son sus padres, quién es su esposa, sabemos quiénes son sus hijos”, aseguró Granera, quien “por razones obvias” denegó revelar más detalles, aunque resaltó que “no es nicaragüense”.

El sospechoso “está vinculado al crimen organizado” y “sí ha estado” en Nicaragua porque “se mueve por todos los países” de la región, por lo que “todas las fuerzas policiales de Centroamérica” están ahora abocadas a “su búsqueda y captura”, añadió.

Las autoridades de Guatemala han detenido hasta ahora a dos guatemaltecos sospechosos de integrar la banda de sicarios que ejecutó el atentado, y mantienen la hipótesis de que fue ordenado contra Fariña por un “centroamericano” que no ha sido identificado oficialmente.

Fariña, de 40 años, se encuentra fuertemente custodiado por la Policía en un centro de salud de la capital guatemalteca donde se recupera lentamente de los ocho tiros que recibió durante el ataque.
El hombre ha sido identificado por las autoridades y los medios como un empresario artístico, promotor de los conciertos de Cabral en la región, asentado en Guatemala desde hace 10 años y supuesto propietario de clubes nocturnos en Centroamérica, aunque la verdad sobre su vida y entorno está aún por aclararse.