Periódicamente la sociedad se ve enfrentada por posturas diversas ante temas de alta relevancia pública, que la dividen y la enfrentan.
Por ello, hemos estimado conveniente precisar, en términos generales y sin relación a un tema en particular, la postura de la Universidad Autónoma de Chile.

El sistema chileno de educación superior

Nuestro sistema de educación superior se caracteriza hoy por la existencia de una multiplicidad de Universidades, Institutos Profesionales y Centros de Formación Técnica.

Mientras que hasta el año 1980 existía un número limitado de universidades tradicionales, que formaban a un grupo pequeño de estudiantes, provenientes éstos mayoritariamente de colegios particulares y de familias profesionales, el surgimiento de las universidades privadas ha brindado mayores cuotas de libertad y ha facilitado que miles de estudiantes puedan elegir a qué institución desean ingresar. Ello permite un Chile más interrelacionado y facilita el acceso al conocimiento, y con ello la movilidad social.

Con el tiempo, las Universidades privadas han adquirido una calidad y solvencia que les permite competir de igual a igual con muchas universidades tradicionales, incluso superándolas. Es así como en los procesos de acreditación, existen universidades privadas, como la misma Universidad Autónoma de Chile, que fue certificada por 5 años en tres áreas diversas, superando así a un número considerable de otras instituciones públicas y privadas.

Por otra parte, la existencia de Universidades públicas y privadas, con misiones y orientaciones diversas, permiten a los estudiantes elegir a cual desean ingresar e incluso cambiarse a otras, una libertad que antes era desconocida.

Algunas instituciones abrazan posturas ideológicas, filosóficas o religiosas; otras, como la Universidad Autónoma de Chile acogen en su ser a personas con pensamientos diversos y tienen una misión preferentemente profesionalizante. Esa es una característica relevante del sistema: los estudiantes pueden elegir entre instituciones distintas y cambiarse, si están en desacuerdo con las misiones y propósitos que las mismas Universidades ofrecen.

Misión prioritaria de la Universidad Autónoma de Chile

Es así como la Universidad Autónoma de Chile se ha definido como una institución de educación superior cuya “misión prioritaria es ofrecer un entorno académico que posibilite la formación de profesionales competentes y socialmente responsables”.

Para miles de estudiantes, que nos han elegido libremente como su entidad formadora, somos, en la práctica, su segundo hogar.

Consecuentemente nuestra responsabilidad prioritaria es darles una formación para enfrentar el mundo profesional competente y socialmente responsable.

Todo lo que hagamos para que adquieran conocimientos, hábitos y valores, nos será recompensado con su éxito individual, pues el éxito de nuestros alumnos es el éxito de la Universidad.

Nuestro propósito de ser un espacio de encuentro y reflexión
Por otra parte, nuestra misión nos demanda ser “un espacio de encuentro, de reflexión y de generación de opiniones que contribuyan al análisis de los problemas del país así como a las alternativas de solución”.

Ello implica que la Universidad debe generar las condiciones para que los grandes temas nacionales se debatan con altura de mira, se reflexione al respecto, aportando de esta manera a su solución.

En esa línea, los profesores, Directores de Carreras y demás autoridades superiores deben transformar la problemática social en un insumo universitario, mediante charlas, debates, mesas redondas, etc., que permitan a los profesores y estudiantes conocer distintas posiciones y soluciones, sin que ello implique poner en riesgo el cumplimiento del calendario académico o el normal funcionamiento de la misma.

Escuchar respetuosamente opiniones diversas y debatirlas con argumentos es una forma superior de desarrollo humano, que expresa valores tales como la libertad de expresión, el pluralismo y la tolerancia.

La Universidad y su funcionamiento normal

La Universidad nunca, desde su fundación, ha asumido una postura a favor o en contra de una causa social, ni menos ha sufrido ocupaciones o rayados, pero si hemos contribuido a servir de lugar de encuentro y de reflexión para tratar con altura de miras dichos problemas.

El compromiso de los Directivos, profesores y alumnos debe estar orientado a fortalecer nuestro carácter de Universidad seria, pensante, formativa y propositiva, valorando las normas que posibilitan la convivencia universitaria.

Esta postura posibilita que puedan encontrar refugio en la Universidad personas de pensamiento diverso, al igual que en una familia, respetándose recíprocamente.

Esto nos ha permitido crecer como Universidad y hacer un aporte significativo a la formación de profesionales competentes y socialmente responsables.

La universidad realiza constantemente encuestas entre sus alumnos y en ellas se constata que existe un alto grado de satisfacción respecto de los servicios que entrega nuestra institución.

La Universidad entiende que puedan existir personas que no compartan nuestra misión institucional, y que pueden erróneamente haberse incorporado a ella. En un sistema universitario plural, lo consecuente es respetar la filosofía propia de cada Universidad o cambiarse a una más cercana a sus puntos de vista.

Quienes deseen ello, nos lo pueden comunicar formalmente, para facilitar su retiro.

La Comunidad Académica debe saber que la autoridad tiene instrucciones precisas de resguardar el funcionamiento regular de esta casa de estudios, permitiendo que los estudiantes puedan acceder a clases normalmente así como que la Universidad Autónoma de Chile sea un lugar de encuentro y reflexión.

Santiago, junio de 2011
Profesor Dr. Teodoro Ribera Neumann
Rector