Fue una verdadera fiesta familiar. Miles de personas participaron ayer en la “marcha familiar” para pedir mejoras en el sistema educativo que culminó con un multitudinario concierto donde familias completas bailaron al ritmo de grupos como Chico Trujillo, Los Tres, Joe Vasconcellos, entre otros.

La jornada fue convocada por los estudiantes secundarios e universitarios, el Colegio de Profesores y los padres de los alumnos, con la intención de celebrar una actividad festiva y familiar.

La convocatoria partió con dos marchas desde distintos puntos de la ciudad que llegaron sin incidentes hasta el Parque O’Higgins, en el centro de Santiago.

Camila Vallejo, presidenta de los estudiantes de la Universidad de Chile, sostuvo que la afluencia en el Parque O’Higgins bordeó el millón de personas.

“Ha llegado un millón de personas. Nos sorprende el nivel de transversalidad. Aquí están todos los sectores, todos los colores (…) y estamos todos peleando por lo mismo”, dijo la dirigente estudiantil a CNN Chile.

Por su parte, el presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo, estimó a través de su cuenta en Twitter que la participación superó el medio millón de personas.

Vallejo hizo un llamado para avanzar hacia un sistema “más igualitario, inclusivo, donde todos seamos parte de la construcción de un proyecto educativo”.

“La demanda de la educación no es una demanda sectorial, apunta a la construcción con un norte distinto, un país libre, justo y más democrático, y para eso necesitamos una educación de calidad para todos”, dijo la líder estudiantil.

Los estudiantes iniciaron las movilizaciones a mediados de mayo para exigir que el Gobierno central vuelva a administrar la educación primaria y secundaria, que se prohíba a las instituciones privadas lucrarse con la educación y que se garantice en la Constitución el derecho a una educación pública, gratuita y de calidad.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) junto a organizaciones del movimiento estudiantil ha convocado para los días 24 y 25 de agosto un paro nacional para exigir reformas sociales, entre las que se incluye un mejor sistema educativo

Según la intendencia metropolitana la actividad terminó sin incidentes ni detenidos.

Al respecto, la intendenta Cecilia Pérez afirmó que “como autoridad regional, quiero destacar el hecho de que pudiéramos coordinar, en la misma semana, primero en día laboral y ahora en domingo, dos movilizaciones pacíficas, donde los vecinos de Santiago no sufrieron daños a la propiedad pública y privada, y la ciudad tampoco vio afectado su normal funcionamiento”.